CIENCIA E INVESTIGACIÓN

El buitre negro destaca por ser un ave muy sociable

Una tesis doctoral estudia comportamientos de la especie, desconocidos hasta el momento, y constata las grandes distancias que pueden llegar a recorrer desde las colonias extremeñas

Extremadura registra, dentro del territorio nacional, la cifra más alta de parejas reproductoras de buitre negro: un 47 %. Y un 42 % de la variedad si hablamos del total de la población europea.

La importancia de salvaguardar estas poblaciones extremeñas se ha traducido en la puesta en marcha de un proyecto LIFE, centrado en la conservación del buitre negro en la red de espacios protegidos (ZEPAS) de la comunidad autónoma. Parte de estos estudios se recogen en una tesis doctoral defendida recientemente en la Universidad de Extremadura, y que ha sido calificada con sobresaliente cum laude por unanimidad. El título del trabajo es Biología y conservación de las poblaciones de buitre negro en Extremadura y su autor es Emilio Costillo.

Costillo pertenece al grupo de Investigación y Conservación que, desde la UEx, viene estudiando los hábitos y comportamiento de las principales colonias del buitre negro en el ámbito de la región. Según este especialista, a pesar del gran interés de estas poblaciones y de los numerosos datos sobre el censo y distribución de la especie, existe un notable desconocimiento de aspectos vitales de la biología del buitre negro; como las preferencias y uso que hacen de los distintos recursos que necesitan para vivir. Y en este sentido, la investigación doctoral evidencia interesantes conclusiones científicas.

Una especie sociable y errante

El primer rasgo que llama la atención es que el buitre negro se muestra como un ave al que le gusta relacionarse con los suyos: "suele mantener un espacio íntimo de unos 50 metros, reservado para el núcleo familiar, pero comparte con los otros individuos de su misma especie infinidad de zonas", aclara Costillo. El autor explica que estos buitres sienten predilección por bosques y dehesas y amplios territorios de pastizales, si bien diferencia los hábitos puestos en práctica por los individuos más jóvenes de los adultos (a partir de 6 años).

Así, la investigación confirmó que los ejemplares jóvenes se desplazan habitualmente durante los meses de primavera y verano, desde las colonias extremeñas situadas en zonas como la Sierra de San Pedro o la Sierra de Gata hasta distancias de 500 kilómetros: "gracias a un sistema de detección por satélite tuvimos constancia de su paso por zonas de las provincias de Salamanca, Zanora, Orense o Asturias", explica Emilio Costillo. Este tipo de comportamiento, calificado de "errante" por el investigador, se explica por razones reproductoras y alimentarias y es menos usual en individuos adultos. En lo que respecta a las hembras, "llevaron a cabo mayores desplazamientos que los machos y se establecieron fuera de su colonia de origen, a gran distancia y durante un tiempo considerable", concluye la tesis. Además, el estudio mostró que la elección del lugar de nidificación se encontró asociado a la pendiente y al aislamiento frente a la actividad humana.

Consumo de cadáveres

En todas las colonias extremeñas el buitre negro basó su alimentación en el consumo de cadáveres de ovejas, aunque los resultados de la tesis muestran notables diferencias en las presas dependiendo de la zona: en Sierra de Gata lo hicieron con aves de granjas intensivas y suidos (jabalíes y cerdos), mientras que en la Sierra de San Pedro y Granadilla fueron los suidos y cérvidos. Según Emilio Costillo, este resultado confirma la positiva contribución del buitre negro a la hora de evitar contagios entre los ejemplares de ovejas, a la vez que desmiente comentarios que acusan a los buitres negros de atacar los rebaños.

La tesis ha sido dirigida por los doctores Corbacho Amado y Morán López. Ha contado con la colaboración de los Agentes de Medio Ambiente dependientes de la Junta de Extremadura y de diversos propietarios y trabajadores de fincas regionales.

Emilio Costillo, autor de <i>Biología y conservación de las poblaciones de buitre negro en Extremadura</i>
Emilio Costillo, autor de <i>Biología y conservación de las poblaciones de buitre negro en Extremadura</i>
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS