Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TOUR 2005 | 15ª etapa

Apedreado el camión de TVE

Un grupo de personas, "muchas vestidas de naranja", lanzó botellas y piedras al vehículo

Saint Lary Soulan

Antonio Giménez tiene cara de buena persona, pero ayer también de miedo. El cristal delantero del camión que conduce, la Unidad Móvil nº1 de TVE, y algunas partes del habitáculo del conductor, explican las razones del tremendo susto que se llevó la madrugada del domingo, subiendo al Pla d'Adet al volante de un pedazo de camión. "Eran cien o doscientos, muchos", revivía ayer. "No, todos no iban de naranja, pero muchos si". Los ojos tristes, las palabras justas, hablan del mal trago que le tocó pasar a este camionero madrileño por culpa de "unos brutos que la tomaron con nosotros", lamentaba. Desde hace cuatro años, Antonio recorre Francia ejerciendo de camionero durante el Tour, siempre para TVE, la empresa para la que trabaja. "Nunca vi algo igual. Estaban como locos. Primero, empezaron con vasos llenos de vino, luego botellas y rápidamente, llovieron las piedras". No fue el único camión que salió malparado. Antes le tocó a un camión de la empresa MoviCo, responsable del traslado de los miles y miles de vallas necesarias para instalar la zona de meta. Los vándalos utilizaron esas vallas para intentar frenar el camión que él conducía, junto a su compañero Miguel Ángel Fernández, hasta que Antonio reaccionó: "Intentaron sacarme del camión, temí que me dieran una paliza y quemaran el camión y metí primera. Me llevé las vallas y me hubiera llevado cualquier cosa, porque tenía mucho miedo".

Fue el único incidente protagonizado por los miles de seguidores vascos que, ayer sí, se acercaron a los Pirineos. TVE denunció lo sucedido a la Gendarmerie y reclamó protección para que el camión pudiera abandonar la zona, a última hora de la tarde de ayer, sin incidentes. Una vez más, el comportamiento de la mayoría de seguidores de Euskaltel fue ejemplar, pero unos pocos lo ensuciaron. Vestidos con llamativas camisetas naranjas animaron a sus corredores y al resto de ciclistas españoles.

En ese sentido, un chaval que portaba una ikurriña fue arrollado por una moto de televisión mientras intentaba poner pegatinas en la espalda de Pereiro con un lema en favor de la reagrupación de los presos vascos. También le pegaron una a Armstrong.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2005