ESCENA

La Pradillo ofrece un menú aderezado con danza

El placer de ver un espectáculo de danza se multiplica este mes en la sala Pradillo (de miércoles a domingo, a las 21) con la degustación de un menú completo que comienza con gazpacho y acaba con café, copa y puro. La idea de la coreógrafa Laura Kumin se repite por quinta vez en este teatro, aunque los platos del montaje A pedir de boca son distintos a los de ediciones anteriores. La obra comienza con el aperitivo Verde que te quiero verde, que las bailarinas Paloma Díaz y Charo Sánchez escenificarán en la entrada de la sala mientras que el público degusta un chupito de gazpacho con una brocheta de queso, tomate y albahaca. Ya dentro de la sala, el actor Ignacio Durán ejerce de maître y da paso al resto de platos, tan variados como las piezas cortas que van interpretando los bailarines: danza contemporánea, flamenco, danza teatro y "alguna sorpresa regada de mucho humor", según anuncia Kumin.

La composición de Daniel Doña y Olga Pericet acompaña al primer plato, Pipirrana con bacalao, al que siguen Guillermo Weickert e Inmaculada Corral interpretando Ternera a la miel. El postre está aderezado con canciones populares como España cañí o Valencia y varias bulerías, y consiste en brazo de gitano para saciar el gusto y el montaje María ácida y el niño de la traca, en el que Carlos Chamorro y Lola Blanco recrearán la vista y el oído del público. Por último, el café, copa y puro corren a cargo de la coreografía Dame 15 minutos, que danzan Nicolás Rambaud y Coral Troncoso. Las entradas oscilan entre los 25 euros para los que opten por acomodarse en la grada y probar el aperitivo, bebida y postre, o los 40 euros que deberán pagar los espectadores que deseen sentarse en mesas situadas en el propio escenario y degustar la cena completa.

Por su parte, la sala Cuarta Pared ofrece Café por última vez (de jueves a domingo, a las 21). Este texto, escrito por Susana Sánchez, Luis García-Araus y Javier G. Yagüe, ha recibido el aplauso de más de 15.000 espectadores en cinco meses de permanencia en la cartelera, lo que obligó a los responsables de la sala a prorrogarla en tres ocasiones. Hasta el 31 de julio el público puede conocer las cuitas de Amanda, una mujer adicta al café que sufre las consecuencias de la prohibición gubernamental de degustar esta bebida.

El teatro de la Puerta Estrecha continúa con su homenaje a Samuel Beckett y ha programado para este mes una versión inédita en España de Esperando a Godot (de jueves a domingo, a las 21).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción