Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta quiere que las reuniones de Chaves con los líderes resuelvan las claves del Estatuto

Zarrías afirma que las citas deben servir para consensuar los "elementos fundamentales"

El Gobierno andaluz pretende que las reuniones que mantendrá en julio el presidente de la Junta, Manuel Chaves, con los líderes de todos los partidos sirvan para resolver los aspectos fundamentales de la reforma del Estatuto de Autonomía. El consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, afirmó ayer que estas reuniones deberían "dejar los elementos fundamentales más o menos consensuados" de manera que la ponencia pudiera avanzar en concretar la reforma.

Chaves envió una carta el pasado jueves al presidente regional del PP, Javier Arenas; al coordinador de IU, Diego Valderas; al secretario general del PA, Julián Álvarez y al secretario de Organización del PSOE, Luis Pizarro, para convocarles a mantener reuniones bilaterales con el fin de avanzar en la reforma del Estatuto. Esta invitación se produjo horas después de que la ponencia parlamentaria que estudia la reforma culminase su primer informe, en el que se recogen las propuestas de los cuatro grupos parlamentarios andaluces.

En la misiva, Chaves destacaba que la ponencia había "cubierto una primera fase del proceso de reforma y, a la vista del informe, con un alto grado de coincidencia".

A estas alturas no parece que haya escollos insalvables en el Estatuto para llegar, finalmente, a un acuerdo. De hecho, el PP, el partido que más reticente se ha mostrado a la reforma, ha cifrado en varias ocasiones el grado de consenso en torno al 90%.

No obstante, hay cuestiones como la definición de la comunidad, el papel y la financiación de los ayuntamientos o las competencias de la Junta que todavía separan a los grupos parlamentarios. En el caso de la definición, PSOE y PP optan por nacionalidad, mientras que IU y PA quieren que Andalucía sea definida como nación, un término que no termina de gustar a Chaves al dudar de su encaje constitucional. No obstante, Chaves ha dejado la decisión final de esta cuestión en manos del Consejo de Estado. En caso de que este órgano valide la constitucionalidad del término nación, el presidente andaluz se ha mostrado dispuesto a debatirlo en Andalucía. El PP ha reiterado en varias ocasiones que no pasará por el término nación.

Desde Almería, Zarrías subrayó ayer que la reunión de Chaves con los líderes de la oposición debería servir para "dejar los elementos fundamentales" de la reforma estatutaria "más o menos consensuados". Zarrías señaló que va a contactar con los líderes de los distintos partidos para cerrar una agenda de reuniones. De hecho, apuntó que la idea del Gobierno andaluz es que las reuniones se celebren en la primera semana de julio, "salvo" que haya algún problema, informa Europa Press.

Texto casi cerrado

El consejero añadió que si los máximos dirigentes logran salvar las diferencias fundamentales, la ponencia puede seguir trabajando en julio para que en septiembre haya "un texto casi cerrado que permita al Parlamento estudiarlo durante ese trimestre" con el objetivo de aprobarlo a últimos de 2005.

Mientras, el secretario de Organización de los socialistas, Luis Pizarro, replicó desde Jerez a las palabras de Arenas en las que el líder del PP pidió al PSOE que no se "apropiara" de la reforma. Pizarro aseguró que el PP sigue "poniendo excusas" a la reforma. "La postura del PP siempre ha estado radicalmente en contra de esta reforma escudándose en argumentos tan poco creíbles como que los andaluces no la querían o que Chaves con su propuesta contribuía al objetivo de los nacionalistas de acabar con el proyecto de cohesión territorial", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de junio de 2005