Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

'Quijote hip-hop'

Entrevista Toni Garrido en su programa Gran Vía de la cadena SER, que escuchan absortas hasta las abubillas de la sierra madrileña, a Mayda Álvarez, directora general de Quijote hip-hop, y nos enteramos de que este espectáculo surgió del deseo de acercar la novela de Cervantes a un niño. Mayda Álvarez quería que su hijo conociera las aventuras de Don Quijote y montó un equipo de raperos que materializara el proyecto. Alegra que una madre quiera que su hijo se acerque al Quijote ahora que ya esta obra no es lectura escolar y recurra a las voces raperas de La Excepción, Artes, Zenit y Corazón Krudo para que el niño se inicie en las aventuras quijotescas.

De mi lectura infantil del Quijote en el colegio mi memoria recuerda hoy una frase: "A Sancho quitáronle el jubón y dejándolo en pelota...". Esta frase me impresionó mucho porque entonces creía que pelota era sinónimo de testículo. Era, pues, un texto explícitamente sexual, algo así como un leve aperitivo astral de esas ya míticas películas porno que, en los últimos años, ha interpretado Nacho Vidal, quien, ay, por cierto, se acaba de casar, hace dos semanas, y ganado para la causa de san Luis Gonzaga, el patrono de la castidad, anuncia que renuncia a seguir interpretando películas de títulos tan petrarquistas como El pepino entra con vino. Pero, volviendo a la inolvidable frase cervantina de mi infancia -una época de mi vida que se caracterizó porque no consultaba diccionarios-, debo reconocer que he consultado el magnífico Diccionario de dichos y frases hechas, de Alberto Buitrago, y me he enterado de que la locución "en pelota" hay que usarla sólo en singular y no debe decirse, como se hace con tanta frecuencia, en plural, "en pelotas", porque no hay en esta locución ninguna referencia testicular. Estar o quedarse en pelota, dice Buitrago, viene a ser algo así como estar en piel, locución que hallamos también en francés: "être à poile".

En los jardines de la Biblioteca Nacional, con dirección escénica de J. Mac Garin y Dani Panullo y protegidos por la estatua de don Marcelino Ménendez Pelayo, el autor de Historia de los heterodoxos españoles, los raperos nos alegran los oídos con una espléndida catarata de rimas basadas en textos originales de Cervantes que ha puesto en verso Enrique del Pino. La poesía en lengua castellana que, durante nueve siglos, utilizó la rima, al comienzo del siglo XX se rebeló y, siguiendo los pasos de la poesía europea más moderna, ha utilizado el verso libre. La rima se fue, pues, a criar nísperos hasta que han llegado los raperos y para bien de todos nos la han devuelto. Canta La Fábrica de Sueños: "Protagonista de esta historia me presento / de la que el noble Sancho y yo mismo fuimos dueños, / soy Don Quijote, el álma mater de este cuento, / y estoy aquí gracias a una fábrica de sueños". Hace sonreír ese álma mater de la letra que en latín significa madre nutricia. "Caminando por la calle alzo la vista, / para un caballero de este talle ya está lista...". Y unas estrofas más adelante el rapero incluso plantea el tema más controvertido de la bibliografía cervantina. Dice el texto: "Cierto autor, cuya identidad nadie ha conocido, / continuó con falsedades mi andanza con Sancho, / sólo Cervantes pudo escribir lo que he vivido...". Los versos de La Fábrica de Sueños nos llevan a El Quijote apócrifo y Pasamonte (Gredos), un magnífico libro de Juan Antonio Frago Graciela que plantea el tema de la autoría del Quijote de Avellaneda que se publicó en Tarragona en 1614. La segunda parte apócrifa de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha la firmó Alonso Fernández de Avellaneda, que se decía natural de la villa de Tordesillas, siendo falsos el nombre del autor y la villa de la que se dice oriundo. Cuenta Frago que Cervantes, en la segunda parte del Quijote que publica en 1615, saqueó a fondo el texto de su usurpador.

En su crítica del espectáculo dice Diego A. Manrique (EL PAÍS, 19-6-2005) que la apuesta era fuerte y que, por mediar el respaldo del Ministerio de Cultura, Radio 3-Radio Nacional de España y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, el espectáculo despertaba algunas suspicacias. No hubo problemas. Corazón Krudo incluso incorporó a su texto ¿Quién? el poema cervantino Quién menoscaba mis bienes, que, por cierto, ha musicado Ángel Corpa y lo ha incluido en un CD que lleva este título: Ángel de humana figura. Doce canciones de amor de Cervantes. Y lo ha editado el sello RTVE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción