Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair defiende lo que para los demás es anacrónico

El llamado cheque británico existe desde 1984, cuando la entonces primera ministra británica, Margaret Thatcher, dijo a los demás socios: "I want my money back" ("Quiero que me devuelvan mi dinero"). La dama de hierro intentaba, y lo logró, que Londres fuera compensada porque apenas se llevaba dinero de la Política Agrícola Común (PAC) y de los fondos de cohesión. Hoy, Bruselas devuelve al Reino Unido unos 5.000 millones de sus aportaciones anuales a las arcas comunitarias, pero los otros 24 consideran que se trata de una prebenda anacrónica.

Además de la PAC y de los fondos de cohesión, Thatcher esgrimía que el Reino Unido tenía una renta por habitante inferior a la media comunitaria y que, por tanto, no debía aportar un dinero que en buena parte iba entonces para Francia e Italia. Hoy, el Reino Unido es el sexto país más rico del club (por detrás de Luxemburgo, Irlanda, Dinamarca, Austria y Holanda) y su renta per capita equivale al 119% de la media comunitaria.

Es ésa una de las razones que esgrimen todos los socios, empezando por la presidencia de la UE, para congelar y rebajar después el cheque. Además, argumentan que la PAC no representará en las próximas perspectivas financieras un porcentaje tan elevado (el 60% en 1984 y poco más del 40% entre 2007 y 2013) y que los fondos de cohesión seguirán siendo una parte importante del presupuesto (más del 30%), porque han entrado en el club los países del Este, que se llevarán buena parte de ese pastel.

"Creo que el Gobierno británico comprende, o debiera comprender, que las condiciones han cambiado. Ahora somos más de los que éramos hace 20 años", declaró ayer a la BBC el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso. "El Reino Unido es más rico y hay países nuevos más pobres a los que no sería justo cargar con pagos a Londres".

Al margen de estos argumentos, también pesa el coste que para cada país representa su propia aportación al cheque, que depende de lo que se benefician de la PAC y de los fondos de cohesión. En 2003, Francia contribuyó con 1.642 millones; Italia, con 1.300, y España, con 787. Si no se modifica, la prebenda británica ascenderá en los próximos años a 7.000 millones y España tendrá que poner cerca de 1.000. Son estos factores los que han llevado a Francia o a España a decir que no habrá acuerdo final si no se modifica el cheque.

La presidencia de la UE ha propuesto que el cheque quede congelado en unos 4.700 millones en 2007 y que, a partir de ese año, se reduzca paulatinamente hasta su desaparición en 2013. Londres lo rechaza rotundamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de junio de 2005