Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÓRMULA 1 | Gran Premio de Mónaco

"Acabar fue un milagro"

Fernando Alonso confiesa que llegó a creer que no podría concluir por culpa de las gomas y da por buenos los cinco puntos sumados

Cuando la carrera acabó, Fernando Alonso estuvo una hora y media hablando con los ingenieros del equipo para encontrar respuestas a todo lo que había ocurrido. No le importó dejar en la estacada al mismísimo Diego Armando Maradona, que acudió al furgón de Renault para saludarle -durante la carrera estuvo allí Zidane- y recibió una escueta respuesta por parte de la jefe de prensa, Patrizia Spinelli: "Fernando está aún en el briefing, lo lamenta". El futbolista argentino, uno de los mejores de la historia, respondió: "Sólo quería saludarle". Y se fue envuelto en una nube de periodistas que buscaban sus palabras.

Alonso quería analizarlo todo para evitar que errores como los que cometió el equipo puedan volver a producirse en Nurburgring (Alemania), la próxima semana. "Es un milagro haber acabado cuarto y haber sumado cinco puntos", comentó el piloto español. "Sufría en cada curva, no tenía adherencia y a veces incluso pensé que no iba a terminar la carrera. En otro circuito creo que habría acabado doblado", agregó en un claro reconocimiento de que había acabado con los neumáticos totalmente deteriorados. "No hay que buscar excusas. Nos hemos equivocado nosotros. Y ante la tragedia deportiva que hemos vivido, Fernando ya ha hecho mucho", sentenció Flavio Briatore, poco antes de hacerse unas fotos con una de las bellezas femeninas que suelen aparecer por el stand de Renault.

Briatore: "Ante la tragedia deportiva que hemos vivido, Fernando ya ha hecho mucho"

Barrichello: "Yo jamás haría un adelantamiento como el que me ha hecho Schumacher"

La cuestión es que el equipo eligió neumáticos duros en lugar de los blandos que fueron utilizados por McLaren y por Williams y que eso perjudicó no sólo a Alonso sino también a Giancarlo Fisichella, que al final de la carrera pidió explicaciones a Briatore por la situación que acababa de vivir. "Desde la vuelta 30ª, tras la parada en boxes, el coche era inconducible", agregó Alonso. "Pensaba luchar por la victoria, pero tuve dos o tres momentos en que el coche se me fue y tuve suerte de poder recuperarlo". Sin embargo, Alonso contradijo incluso a su jefe de equipo, al afirmar que la estrategía había sido la adecuada. "Aún escogiendo neumáticos duros, resultaron demasiado blandos para nosotros", dijo sorprendentemente.

No le gustó al piloto asturiano que Webber le adelantara entrando a matar a falta de cuatro vueltas para la conclusión de la carrera. "Evitó el segundo piano, pero si allí hubiera habido un muro o una valla, como en la mayor parte del circuito, no habría apurado tanto la frenada y seguro que no me pasa". "En cambio", señaló, "Heidfeld me ha superado muy bien". Estos adelantamientos le relegaron a la cuarta plaza. Sumó cinco puntos y, en la clasificación general supera a Raikkonen, segundo, por 22. "Lo único que debo intentar", analizó Alonso, "es acabar siempre en el podio. Si Raikkonen gana las próximas 10 carreras y yo soy segundo, me habrá sacado 20 puntos, pero seguiré siendo líder. Por ahora, sigo creyendo que el mejor coche es el nuestro. Eso es lo que demuestran los números".

En la rueda de prensa con Alonso ni siquiera se mencionó el nombre de Michael Schumacher ni el de su escudería. Todo un síntoma. Ferrari tuvo que resignarse de nuevo a un papel poco usual, la lucha por entrar en los puntos. Tuvo su mérito porque Schumacher y Barrichello partieron desde la octava y la décima posición de la parrilla y durante varias fases de la carrera se vieron relegados a las últimas posiciones. Schumi acabó el séptimo y Barrichello, el octavo. El piloto brasileño censuró al final de la carrera a su propio compañero por haberle adelantado, según dijo, de manera irregular cuando sólo quedaba un viraje para el final. "Un campeón del mundo no tiene necesidad de recurrir a este tipo de cosas", dijo Barrichello. "Yo jamás lo hubiera hecho. Podíamos haber acabado los dos fuera de la carrera, ya que no había espacio para sobrepasarme", señaló.

Schumacher, tras conocer la reacción de su compañero, afirmó sentirse disgustado por Rubens. "Son cosas que suceden", dijo el campeón mundial. "He visto la oportunidad de adelantar, he probado y lo he hecho, aunque comprendo su amargura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005