Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muchas cuentas pendientes

El Villarreal, que empató en Barcelona, se jugará la 'Champions' con Betis, Sevilla y Espanyol, mientras el Mallorca adelanta al Levante

A falta de una jornada para que se cierre la Liga diez equipos aún tienen cuentas pendientes. Por la zona alta, Villarreal, Betis, Sevilla y Espanyol se jugarán dos puestos en la Liga de Campeones, torneo que, en su actual formato, jamás ha jugado ninguno de ellos. A priori, Betis y Villarreal -que empató anoche en el Camp Nou- tienen los partidos más complicados. Ambos se miden a los dos candidatos al descenso: el equipo de Serra Ferrer viaja a Mallorca y el de Pellegrini recibe al Levante. Por contra, al Sevilla -que ayer sólo empató en Getafe- le visita el Málaga y al Espanyol -que ayer igualó a Osasuna en Pamplona-, el Athletic. Los malacitanos no se juegan nada, mientras que al Athletic le queda la pedrea de la Intertoto, ese engorro que trastoca las vacaciones estivales. Deportivo y Atlético también tienen una opción de colarse en la romería de la Intertoto.

Fuera de la Champions está ya el campeón de la Liga 2003-2004. El Valencia, que sólo arañó un 0-0 ante su vecino del Levante, sólo puede aspirar, y de forma remota, a la UEFA.

Si la entrada en Europa está apasionante, el descenso a Segunda ha cobrado una emoción inesperada. Tras 31 jornadas y ocho meses en zona de descenso, el increíble Mallorca de Cúper -que ayer goleó 0-3 al Deportivo- ha resucitado de tal forma que a falta de una estación el condenado es el Levante, que precisamente hace ocho meses flirteaba con los puestos de la Liga de Campeones. En caso de empate final a puntos entre el equipo balear y el valenciano se salvará el club granota, pero el Mallorca depende de sí mismo. Toda una gesta de Cúper y sus chicos.

A quien todavía le quedan objetivos es el vigente campeón, el Barça, que ayer festejó el título Copa en mano. Eto'o no pudo marcar y sí lo hizo Forlán, en tres ocasiones. El uruguayo se coloca a un gol del camerunés, según las cifras del Pichichi -trofeo que concede Marca de acuerdo a sus cronistas-, y a dos, según los actas arbitrales.

Mientras unos y otros hacen sumas y restas, la penúltima jornada fue especialmente emotiva en Riazor. Dos pretorianos de la mejor etapa del Deportivo en su historia -Mauro Silva y Fran- se despidieron del deportivismo. Dos jugadores que quedarán grabados para siempre en el escudo del Superdepor, dos futbolistas soberbios que hace más de una década entronizaron a un club hasta entonces perdido en el pelotón de los modestos. Uno y otro han dejado una secuela imborrable en el fútbol español. Su presencia ha sido un lujo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005