Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La apatía del Atlético

Como durante los 90 minutos no sucedió casi nada, como desde el pasado jueves, cuando 11 individuos irrumpieron rompiendo una puerta en el entrenamiento rojiblanco a insultar y a amenazar, ningún jugador atlético había hecho el menor comentario sobre el suceso, por eso, a los futbolistas rojiblancos, sobre todo, se les cuestionó por ese suceso. "Nos quedamos cohibidos, perplejos, les ves, ahí en grupito, juntos, muy machotes y te quedas sorprendido". Eso, esa descripción de los sucesos, lo dijo Sergi, que posiblemente se despida de la entidad del Manzanares. El lateral catalán había prologado su discurso afirmando que "la mejor contestación y el mejor resumen es el silencio". Sin embargo, Sergi quiso exculpar al resto de los aficionados del Calderón, de los que aseguró que los lleva "grabados en el corazón".

El técnico rojiblanco, César Ferrando, con la despedida impresa en la cara, dijo estar "contento por no haber perdido pese a los sucesos que han pasado durante la semana". El preparador comentó que antes del choque "todo el pescado estaba vendido" y que, incluso, en esa situación de apatía por falta de estímulo su equipo "dio la cara".

El central Pablo también se refirió a los sucesos en el entrenamiento del jueves. "No se puede mezclar a toda la afición por lo que hagan unos cuantos", comentó. Sobre el asalto de los ultras, Jorge pidió "pasar página", aunque reconocó que "no gusta que eso te lo haga tu propia afición". El canario pidió que no vuelva a suceder y concluyó con una extraña suposición: "Ellos mismos saben que lo que hicieron no está bien".

Quien no se detuvo a comentar el encuentro fue Fernando Torres, que suma otro encuentro más sin marcar un gol en partido oficial y amplía su peor racha desde que es jugador de Primera a siete encuentros. Y eso que la mejor ocasión rojiblanca fue suya tras un pase de Jorge. "Lo tuvimos ahí", comentó el canario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 2005