Dos peleas multitudinarias en la cárcel Modelo acaban con 18 presos aislados y 5 heridos

Sindicatos y Justicia achacan la tensión a la masificación que sufre el centro

Dos peleas multitudinarias en la cuarta galería de la cárcel Modelo de Barcelona terminaron el domingo con sus 18 protagonistas en celdas de aislamiento. Cinco de ellos resultaron heridos. Según fuentes sindicales, un problema de drogas fue el origen de las trifulcas, entre las que apenas medió hora y media. El Departamento de Justicia calificó los hechos de "habituales", pero los sindicatos de presiones no recuerdan una pelea ssimilar en prisiones de Cataluña. En lo que sí coinciden es en señalar la masificación de la cárcel como el problema de fondo.

La trifulca se inició cuando un grupo de magrebíes recriminó sobre las 19.30 horas del domingo a otro formado por españoles y suramericanos que les habían timado vendiéndoles aspirinas en lugar de cocaína, según fuentes sindicales. Los insultos se transformaron en una pelea en la planta de la cuarta galería. En ésta se encuentran algunos de los presos más peligrosos y de más difícil adaptación de los de régimen ordinario, es decir, los que no están en régimen cerrado. La inmensa mayoría cumplen condenas largas -sin posibilidad de acortarlas por buen comportamiento- por robos y delitos de drogas.

La pelea duró unos minutos y cuando acabó los funcionarios aislaron a los ocho presos que habían participado en ella. Hacia las nueve de la noche, cuando los internos regresaban a sus celdas tras haber cenado, se desató otra pelea entre dos grupos formados mayoritariamente por españoles y suramericanos. Los contendientes utilizaron los cubiertos de plástico, escasamente contundentes como armas. La más peligrosa fue un bolígrafo que un preso español introdujo en el ojo de un suramericano. Los otros cuatro heridos sufrieron contusiones. También fueron aislados todos en la sexta galería.

Aunque los presos acostumbran a agruparse según su procedencia, fuentes sindicales aclaran que es la droga y no el racismo lo que está detrás de la mayor parte de los conflictos.

La orden de aislamiento provisional la puede dar un funcionario y debe de ser confirmada por el jefe de servicio. Si los hechos son leves, el interno regresa a las pocas horas a su celda. Pero si son graves, el director de la prisión dicta la sanción ejecutiva. Según fuentes sindicales, a los 18 aislados se les notificó el lunes que permanecerán en régimen cerrado entre 14 y 28 días, una de las sanciones más duras que prevé el reglamento penitenciario. A partir de los 14 días es necesaria la aprobación judicial.

Fuerte masificación

El Departamento de Justicia reconoció ayer "diversos incidentes", pero negó relación entre ellos, los calificó de "habituales" y aseguró que no alteraron el orden del centro. Los sindicatos sostienen que es la pelea más grave ocurrida en una cárcel en muchos años. En opinión de José Fermín Sanz, de CC OO, lo "insostenible" de la situación presagia un motín "como el de Quatre Camins" en 2002, cuando 30 agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra tuvieron que entrar en la cárcel.

En la Modelo se hacinan 2.083 presos, cuando tiene capacidad para 900. "La situación es tensa y grave", sostiene Miguel Pueyo, responsable de prisiones de UGT Cataluña, que augura "más incidentes y un verano caliente". Justicia coincide en que en la masificación está el germen de la tensión.

El Gobierno anunciará en breve la ubicación de cinco nuevas prisiones en Cataluña, previstas en el plan general 2004-2010, cuyo objetivo es alcanzar las 10.000 plazas penitenciarias. Estas prisiones se sumarán a las tres que están en fase de construcción.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción