Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
150 AÑOS DE 'TELECOS'

Los estándares y las baterías condicionan el despegue de la televisión por móvil

Arrancan los primeros proyectos en Europa para ver programas en directo en tiempo real a través del teléfono

Televisión por el móvil. ¿Para cuándo? ¿Para quién? Las primeras experiencias de televisión en el móvil, como la vemos en casa, ya se han puesto en marcha en Europa. Operadoras, fabricantes y proveedores de contenidos apuestan por este servicio que todavía plantea interrogantes como la capacidad de la batería de los teléfonos, la variedad de estándares para hacer llegar el contenido y el modelo de negocio. Y, sobre todo, ¿estará el cliente dispuesto a pagar por el servicio?

"Es como la televisión digital, pero en el móvil. Sin embargo, el modelo de negocio está por determinar. Será una realidad en un par de años", vaticina Fernando Sosmozas, de la empresa coreana LG.

Ahora mismo las operadoras españolas Telefónica Móviles, Amena y Vodafone ya ofrecen contenidos de televisión para el móvil como el vídeo bajo demanda, que te permite, por ejemplo, descargar los últimos goles. A partir del minuto siguiente al gol, el cliente ya tiene el gol en su móvil y puede verlos tantas veces quiera.

Vodafone, por ejemplo, permite la conexión en directo al canal CNN+ a través de la tecnología de tercera generación (3-G). Amena dispone de contenidos de canales en directo de Bloomberg/TV3.

Movistar Emoción ofrece a sus abonados de 3-G un canal exclusivo de noticias, suministrado por Antena 3. Son bloques de noticias de actualidad y de corta duración que se renuevan constantemente durante todo el día.

"Nuestra apuesta es hacer una programación adaptada al móvil, píldoras informativas", explica Pilar Latorre, de Telefónica Móviles de España. Según un estudio de Ericsson, la televisión por el móvil está a la vuelta de la esquina. Y pone fecha: finales del próximo año. El estudio cita algunos ejemplos que ya funcionan.

20 canales por 10 dólares

En Estados Unidos la operadora Sprint ofrece 20 canales de televisión por 10 dólares al mes; la CNBC vende las noticias en directo a 15 euros mensuales. En Europa, hay actualmente 17 millones de teléfonos capaces de transmitir vídeo. La operadora italiana TIM está ofreciendo un servicio para ver Gran Hermano en el móvil.

El estudio plantea interrogantes de futuro: "¿Cuáles serán las relaciones entre las cadenas de televisión y las operadoras? ¿Cómo determinará la regulación el modelo de negocio y cómo será distribuido el espectro?". Las operadoras y las televisiones están llegando a acuerdos para ofrecer contenidos de televisión en el móvil de la misma manera que cualquier otro tipo de contenidos, mediante un acuerdo de compra o reparto de ingresos, explican en Amena. Sin embargo y de nuevo, hay que tener en cuenta los derechos de autor.

De momento lo cierto es que la pantalla de móvil es demasiado pequeña y que se deberá abordar el tema de la duración de las baterías. "Supondrá un problema porque tendrás la pantalla encendida constantemente y eso consume mucha batería", advierte Sosmozas, de la empresa LG.

¿Tiene interés ver la tele en el móvil? Según Ericsson "existe una demanda. La mayoría de la gente prevé que la usará mientras viaja o para entretenerse ellos mismos cuando no hay nada que hacer".

No todo el mundo lo ve con tanto optimismo. "Es difícil pensar que una persona siga en directo desde el autobús su serie favorita, como mínimo, bajo el mismo formato que vemos y reconocemos actualmente la televisión. Ya lo intentaron los japoneses hace 20 años con sus televisiones de muñeca y no tuvo éxito. Además, pensemos que países como Japón son terreno abonado porque pasan tres o cuatro horas diarias en situaciones proclives para su consumo (transporte), coyuntura que no se reproduce en Europa", explica Oriol Ros, director de desarrollo corporativo de Latinia, fabricante de software de infraestructuras. "Existe incertidumbre sobre los modelos de negocio, estamos todavía lejos de vislumbrar un mapa tecnológico estable y definitivo y, encima, tenemos a una cadena de valor que debe empezar por entenderse sobre quién aporta qué y el consiguiente reparto de ingresos. Todos estos factores hacen difícil pronosticar un inmediato despegue de la televisión en el móvil", dice Ros.

Experiencia finlandesa

En Finlandia el primer fabricante de teléfonos móviles ha iniciado un proyecto piloto con 500 abonados de Helsinki. Estos elegidos pueden ver televisión en tiempo real en sus Nokia 7710 equipados con un accesorio para recibir la señal de transmisión y acceder a programas como MTV o CNN. El proyecto usa el estándar DVB-H, solución del Instituto Europeo de Estandarización de Telecomunicaciones (ETSI).

"La clave para llevar la televisión al móvil está en la combinación de los sistemas tradicionales con características técnicas específicas de los móviles. La tecnología se llama IP Datacasting sobre DVB-H, una combinación de emisión digital y protocolo de Internet, que permite la recepción del servicio en los teléfonos", explica Ignacio Manzanares, de Nokia.

Los terminales necesitan un receptor de radio adicional, separado del receptor del móvil, para recibir la señal. El receptor se integra en el terminal de la misma forma que la tecnología Bluetooth.

DVB-H, apoyado por fabricantes en Europa como Samsung, no es el el único estándar. Samsung trabaja en Corea con otro estándar llamado DMB. Además, los servicios de televisión en el móvil están siendo proporcionados en la actualidad mediante las redes de segunda y tercera generación. Otro estándar, el MBMS (Multimedia Broadcast & Multicast Services), permite la difusión simultánea de hasta 10 canales a través de la redes 3-G.

"Hay que tener en cuenta que en el caso de DVB-H hay que construir una infraestructura y también es necesario incluir un nuevo hardware en los terminales. En cambio, con MBMS simplemente se trata de aprovechar la redes del 3-G", explica Alfonso Aguado, de Ericsson. Aguado está convencido de que el año que viene asistiremos al despliegue masivo de la televisión por móvil. "Lo fundamental es que con una solución o con otra, tengamos en 2006 una experiencia competitiva".

MobuzzTV, un paso intermedio

MobuzzTV piensa sólo en el móvil. Esta empresa suiza con oficinas en España se dedica a producir contenidos de vídeo para aparatos móviles. "No es televisión en directo ni son clips de vídeo, es un paso intermedio a la emisión de televisión en directo. Los programas duran entre tres y cuatro minutos y tratan temas de actualidad. El mismo magazine se produce en español, francés e inglés", explica Hernán Rodríguez, director de desarrollo de negocio.

MobuzzTV tiene en cuenta en sus producciones el tamaño de pantalla, el tiempo disponible y las condiciones de visión. "En Corea la televisión funciona desde hace tiempo. Algunas emisiones permiten una suscripción mensual con tarifa plana", explica Rodríguez, que espera un desarrollo tecnológico importante en los próximos meses. " El estándar DVB-H permitiría tanto a los fabricantes como a los proveedores de contenido llegar al usuario sin tener al operador como intermediario", añade.

Rodríguez dice que es cuestión de pruebas. "Todos los actores del mercado están haciendo pruebas para tantear cómo reaccionará el cliente. Los verdaderos productos comerciales aparecerán el año que viene".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005

Más información