Dos años para un anciano que quemó su casa al echarle su hijo

La sección quinta de la Audiencia de Valencia ha condenado a dos años de cárcel a Antonio E.T., un anciano de 72 años que el 28 de julio de 2002 quemó la casa en la que había vivido y que puso a nombre de su hijo con la condición de que le dejara estar en ella después de que éste le desahuciara. El tribunal ha estimado las atenuantes de confesión a las autoridades y obcecación "muy acentuada". La actitud del procesado "se corresponde a la gravedad de la ofensa que estimuló su reacción".

El fiscal y la acusación particular, ejercida por el hijo del acusado, habían solicitado 10 años de cárcel por el incendio mientras que la defensa reclamaba seis meses de prisión. Frente a ambas peticiones, la sala ha fijado la condena en dos años "para que resulte de entidad, sin estorbar la posible suspensión de la ejecutoria" y también teniendo en cuenta la edad del acusado, que "ha de pesar" igualmente "en el ánimo del tribunal".

La sala ha considerado probado que los "reveses económicos" del acusado le llevaron a poner sus inmuebles a nombre de dos de sus hijos. Uno de ellos y su mujer quedaron como titulares de la casa familiar en San Antonio de Benagéber. Pero se reservó el derecho de usufructo. Sin embargo, el hijo le desahució y al verse en la calle, con su mujer y una ridícula pensión, prendió fuego a la casa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS