Se estrena la ópera 'Être Dieu', que Dalí grabó hace 31 años con libreto de Vázquez Montalbán

Figueres acoge un adelanto del montaje, que llegará a Barcelona en septiembre

¿Puede convertirse en el acontecimiento de la próxima temporada operística de Barcelona una ópera-poema contracultural, megalómana, con menosprecio a los sistemas electorales que permiten votar a los "cretinos" y una música que mezcla la voz de Dalí, la música electroacústica y el rock and roll? Dragan Matic, el adinerado productor yugoslavo de la nueva versión de Être Dieu, que Salvador Dalí grabó en disco en 1974 con un libreto escrito por Manuel Vázquez Montalbán a partir de extensas conversaciones con el pintor, está convencido de ello, aunque su versión, que se estrenó el pasado jueves en Figueres (Girona), no vaya precisamente por los cauces subversivos.

El espectáculo, gratuito, incluyó diversos fragmentos de la ópera y se representó en la Rambla de Figueres, a modo de aperitivo del "espectáculo rompedor" que Dragan Matic piensa estrenar el 23 de septiembre en Barcelona. La fórmula, según reconoce, pasa por "simplificar" y "contentar los gustos del público". El precio a pagar por gustar al gran público es dejar en el camino toda la música original y sustituirla por composiciones de corte muy clásico firmadas por nuevos compositores. La interpretación, de una gran solvencia, corre a cargo de la Orquesta Sinfónica y Coros de Sofía (Bulgaria) -90 músicos- y de cuatro cantantes solistas de prestigio: Eve Brenner, Jadranka Javanovic, Dominique Corbiau y Fèlix Serraclara, dirigidos por Plamen Djouroff.

Ante el reproche de la "deshidratación" surrealista sufrida por la obra para obtener una ópera aburguesada y amable, Matic advierte que el espectáculo no está terminado y que ganará mucho cuando se incorporen técnicas audiovisuales innovadoras, 250 bailarines, actores y figurantes. Además, promete no tocar ni una coma del libreto, en el que Dalí recita versos infantiles, poemas de Rubén Darío y Federico García Lorca, o procaces juegos de palabras con una gran riqueza vocal. La nueva versión conserva las palabras con las que Dalí abría su ópera: "L'amor i la guerra, la sal de la terra" ("El amor y la guerra, la sal de la tierra"). A juzgar por la reacción de la mayoría del público, que llenó la Rambla e incluso lanzó bravos, el avance de la ópera gustó a los figuerenses. Hasta los representantes de la Fundación Dalí, que todavía están negociando con Matic por asuntos de derechos del espectáculo, reconocieron que es una ópera "digna", muy diferente del "indigerible" disco de Dalí. Lluís Llongueras, responsable del vestuario, también elogió la obra. Oriol Regàs, que animó a Dalí a que la grabara en la editora Bocaccio Ediciones Musicales, SL, se mostró gratamente sorprendido por la versión. La juzgó como "muy aceptable", aunque admitió que tenía poco del surrealismo originario.

El gran protagonista de la ópera-poema es Dalí, que se debate entre su identidad y la de Dios. El único problema de llegar a ser Dios es que entonces no podría ser Dalí. El autor de la música es el francés Igor Wakhevitch. Dalí intentó sin éxito que corriera a cargo del compositor polaco Krzysztof Penderecki.

En Être Dieu, Dalí menosprecia al asesino Charles Manson, a quien considera un "criminal demócrata" al servicio de "los traficantes de lágrimas y de desodorantes", en referencia a los medios de comunicación. "Una sola audición de la obra, que dura más de dos horas, es más que suficiente para la mayoría de las personas", advierte Ian Gibson en su biografía de Dalí.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS