"Si Luxemburgo hubiera llegado antes, todo habría sido distinto", dice Helguera

Tarde, demasiado tarde llegó Vanderlei Luxemburgo al banquillo del Madrid. De ahí, que el equipo tenga muy complicado conquistar la Liga. Este fue el razonamiento que ayer hizo público Helguera, que considera como hecho determinante para que el equipo tenga "casi imposible" alcanzar el éxito la tardanza en la llegada del técnico brasileño.

"Siempre que no eres primero te decepcionas, pero esta temporada no es un fracaso. Hemos ido de menos a más, pero nos perjudicó tener tantos entrenadores. Con Luxemburgo llegó la calma y el Madrid volvió". Así habló Helguera, que criticó las idas y venidas de técnicos. "Si no se hubiese ido Camacho o si Luxemburgo hubiera llegado antes, todo habría sido distinto", afirmó.

Helguera dejó abierta una puerta con vistas al título. "La esperanza nunca se pierde, pero está muy complicado. Trataremos de ganar en Sevilla y esperar que el Barcelona pinche ante el Levante. Si no ganamos nosotros, de nada servirá el resto", dijo antes de soñar en voz alta: "Si ellos fallan, quedarían dos partidos y cosas peores se han visto. El Barça ha demostrado que está fuerte y por eso va el primero, pero las celebraciones antes de tiempo no son buenas y esperemos que pase algo así".

Una de las novedades que presentará el duelo del sábado entre el Sevilla y el Madrid será el regreso de Javi Navarro tras cumplir cinco partidos de sanción por el brutal codazo que propinó a Arango, del Mallorca. Así habló Helguera del sevillista: "Sabemos qué jugador es Navarro. Es un buen futbolista y es normal que no se cohíba. Entra fuerte, pero no quiere hacer daño. No lo hace con maldad. Tienes que entrarle muy fuerte, pero he coincidido con él en la selección y es una buena persona", dijo.

Figo no sale del banquillo

Por si no hubiera dado pruebas suficientes, Luxemburgo demostró ayer que no tiene la menor intención de sacar a Figo del banquillo. Se lesione quien se lesione. Beckham no participó en el entrenamiento al haber sufrido el día anterior una contractura en la pierna derecha. Pero, al repartir los petos al equipo titular, Luxemburgo se olvidó de Figo. El técnico brasileño optó, de forma sorprendente, por colocar a Guti en la derecha, formando en el centro del campo junto a Gravesen y Zidane. Figo sólo pudo hacerse un hueco entre los suplentes.

Por otra parte, Emilio Butragueño, vicepresidente del club, restó trascendencia al gesto de Roberto Carlos tras el partido ante el Villarreal, cuando le entregó su camiseta a José Luis Ochaíta, uno de los líderes del grupo Ultras Sur. "Roberto Carlos ya admitió que quizá no fuera muy acertado, pero estamos hablando de un jugador que tiene un comportamiento ejemplar en el campo y que ha sufrido en alguna ocasión gestos no demasiado deportivos.Tratándose de quien se trata, se pude perdonar perfectamente ese gesto", dijo Butragueño, que no desveló si el club multará o no al brasileño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de mayo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50