Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ZINEDINE ZIDANE | Centrocampista del Real Madrid

"Tenemos un buen equipo, y punto"

Sólo en casos excepcionales la majestad de Zinedine Zidane (Marsella, 1972) entra en fase de enajenación mental transitoria, que diría el Código Penal. Le pasó el sábado pasado, durante el partido contra el Villarreal, y lo expulsaron por dar un manotazo a un rival. Mañana no estará en Anoeta y su sanción coincide con un debate sobre la regeneración de un Madrid en el que figura como destacado veterano.

Pregunta. ¿Se siente inocente?

Respuesta. No me siento inocente porque he tocado . Creo que el partido que hicimos, de estar perdiendo a ganar de esta manera... Me he enfadado un poquito. Pero, nada, ni he sido inocente ni he hecho algo grave. La sanción es justa y no hay que culpar al árbitro, porque, además, el que aporta la información para que me sancionen es el juez de línea.

"Mi sanción es justa y no hay que culpar al árbitro, porque, además, el que aporta la información para que me sancionen es el juez de línea"

"Me molesta mucho hacer un buen partido, sólo eso, y que te llamen 'galáctico'. Me molesta más que cuando dicen que estoy viejo"

"En el medio del campo se ven más rápido las cosas. Cuando estás en la banda, si no estás rápido, como es mi caso..., te quedan pocas posibilidades"

P. ¿Le parece bien que se polemice sobre los arbitrajes?

R. Es una pena que se hable tanto del árbitro y tan poco del partido con el Villarreal, un partido que valió la pena por todo lo que hicimos por ganar.

P. Se especula con su declive físico. ¿Cómo siente su cuerpo?

R. ¡Aguantando! A veces paso por momentos difíciles, pero de esos baches se sale entrenándose. La única manera de luchar contra el bajón físico es entrenándose. Ya no tengo las piernas de los 20 o los 25 años. Pero tengo otras cosas.

P. ¿Ya no se siente igual cuando se levanta por la mañana?

R. Es más difícil. Y creo que cada día será peor. Soy joven, pero para jugar al fútbol me quedan dos años. Físicamente, es normal que se me haga más duro.

P. ¿No le parece que se dramatiza en exceso el envejecimiento de los deportistas?

R. Cada vez que nos jubilan se exagera un poco. Pero... ¡ufff! También se exagera cuando nos elogian. Nos han llamado cracks y galácticos por ganar partidos en los que tampoco ha sido para tanto. Esto es una tontería. Jugamos bien y ya está. Tenemos un buen equipo, que puede hacer cosas, y punto. Me molesta mucho hacer un buen partido, sólo eso, y que te llamen galáctico. Más que cuando dicen que estoy viejo. Porque para mí es una falta de respeto a los demás. En primer lugar, al contrario. Somos sólo futbolistas. Es muy bonito, pero sólo es eso.

P. ¿Cree que la condición de futbolista tiene una dignidad que el galáctico pierde?

R. A lo mejor hay futbolistas que se pierden.

P. Beckham ha dicho que se siente físicamente muy bien porque con Vanderlei Luxemburgo está entrenándose muy bien.

R. Claro. La pena es que cuando ha venido Luxemburgo, en enero, hemos trabajado muy bien durante un mes. Luego, hemos bajado. Y ahora estamos creciendo otra vez. Hemos tenido tres semanas en las que hemos bajado el ritmo. Y yo habría agradecido mantenerlo. Da igual que sean 40 minutos o una hora. Si me entreno una hora y media mal, me vale menos que 50 minutos fuertes. Me pasa a mí y a todos mis compañeros. El fútbol es como la vida. Para llegar a las cosas hay que trabajar.

P. ¿Su cuerpo ha cambiado?

R. Por ahora, no. A lo mejor, dentro de cinco años tengo la panza así

[hace un gesto con la mano, dimensionándose un imaginario vientre voluminoso].

P. ¿Por qué dice que le quedan sólo dos años?

R. Porque la plenitud física se termina con los 30. Para un futbolista, el máximo rendimiento se da entre los 25 y los 30.

P. ¿Eso se debe al ritmo a que se mueve el negocio o a las exigencias propias del juego?

R. El cansancio es físico y mental. Pasar de los 30 es como pasar de los 40. Son barreras. Veo a mi hermano, que tiene 40, y lo está pasando fatal. A los 30 ocurre más o menos lo mismo, en otro nivel. De los 20 a los 30 la vida parece maravillosa. No te pasa nada. Todo está en su sitio. Quieres disfrutar, salir, aprovechar. Perfecto. Y yo ahora estoy bien, ¿eh? Pero hay otra cosa.

P. ¿Tiene la misma velocidad?

R. No. Me falta un poquito de fuerza explosiva.

P. ¿Ha cambiado su forma de jugar para adaptarse a esto?

R. Lo importante es ser rápido con el balón. Cuando tienes cierta edad, aprendes a colocarte mejor para recibir mejor y pasar sin tener que correr tanto. Pero no es mi caso. Yo estoy corriendo demasiado. A lo mejor, corro por nada.

P. Lleva años persiguiendo laterales. ¿No está harto?

R. Puede ser que esté un poquito cansado por eso. Pero lo hago con ilusión, con sinceridad.

P. El día del Villarreal, Riquelme corrió la mitad que usted. ¿No le gustaría tener un papel así?

R. ¿Más libre? ¡Claro! Pero estoy en el Real Madrid y aquí tenemos que trabajar todos de la misma manera. Es parte del funcionamiento de este equipo, en el que no hay ni un jugador libre. Cada uno tiene un trabajo.

P. Todos menos Ronaldo.

R. Ronaldo, también.

P. ¿Se siente fascinado por Ronaldo?

R. Sí, porque está siempre alegre. Hace que te den ganas de reírte, de bromear. Para un equipo y para un jugador estar en esa sintonía es una ventaja.

P. ¿Se ha recurrido excesivamente al pase largo a Ronaldo?

R. No creo.

P. A veces Ronaldo parece la única forma de llegar a la portería.

R. Lo que nosotros necesitamos es movernos siempre: si nos movemos todos juntos, con la calidad que tenemos...

P. ¿No cree que la velocidad en el fútbol se sobrevalora?

R. Más que la velocidad, lo que se valora es el físico. A mí me gustaría que se trabajase menos el físico y más la técnica. Pero bueno... Tiene que haber de todo.

P. Guti es muy técnico y no juega. ¿Le pondría en su equipo?

R. Puede jugar. Sí.

P. ¿Qué le emociona como aficionado, aparte del fútbol?

R. La fórmula 1, el baloncesto, el tenis... Senna me ha emocionado, y Jordan, y Maradona, y Tyson y Alí... Toda esta gente que son distintos de los demás.

P. ¿No piensa que el público se emocionaría más con usted si jugase en otro puesto?

R. Eso no lo sé. Pero todo el mundo sabe que yo siempre he jugado libre y así me encuentro mejor. Así es como se ven más rápido las cosas que ocurren en un partido. Cuando te puedes mover desde el medio a la izquierda y a la derecha. Cuando estás en la banda, si no estás rápido, como es mi caso... Te quedan pocas posibilidades. Esto no es nuevo. Pero yo me adapto.

P. ¿Marcello Lippi, su entrenador en el Juventus, no lo hacía defender?

R. Muchísimo. Pero me decía que jugara. 'Ponte ahí, en el medio; que nadie te diga nada y juega como tú sabes', me decía. Y yo tapaba al contrario. En el medio, defender es menos trabajoso. Pero me adapto a la banda también. Yo obedezco porque lo más importante es el equipo, el club.

P. ¿Le ha faltado carácter al Madrid en el último año?

R. Le ha faltado algo intangible. Cuando las cosas no funcionan en un equipo, es muy difícil descubrir una causa concreta. Hay muchas implicaciones. Y el Barça ha jugado muy bien.

P. ¿Cree que ha mejorado el equipo?

R. Sí. Porque hemos trabajado. Cuando te pones a trabajar, es otra cosa. Con Javier Miñano [el preparador físico] y con [Vicente] Del Bosque no trabajábamos ni mucho ni poco. Hacíamos lo justo.

P. Mucho físico no hacían.

R. Hacíamos físico con balón. Y lo hacíamos fuerte. Siempre con balón y siempre delante de la portería. Si te entrenas todo el día, todo el día, todo el día..., delante de la portería..., cuando te viene un balón durante el partido, lo metes. Ahora no marcamos tanto, pero nos defendemos mejor.

P. ¿Cree en las posibilidades de ganar la Liga?

R. Es muy difícil, pero hay una posibilidad. De las cuatro últimas jornadas, el Barça juega fuera en tres: si falla en la primera, en Mestalla, nosotros podríamos beneficiarnos mucho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2005