Retenido en Brasil el argentino que llamó "negro" a un futbolista rival

Leandro Desábato, el futbolista del club argentino Quilmes detenido el pasado miércoles en Brasil por insultos racistas durante un partido de la Copa Libertadores, no podrá abandonar el país, al menos, hasta el lunes, según decidieron ayer las autoridades judiciales de aquel país. Desábato fue puesto en libertad en la tarde de ayer después de que su equipo hubiera pagado una fianza de unos 3.500 euros. El jugador finalmente será procesado por un delito de injurias.

El caso ha trascendido lo anecdótico y se ha situado en el terreno de la vieja rivalidad entre brasileños y argentinos. El ministro de Deportes brasileño Agnelo Queiroz, alabó en un comunicado oficial el "coraje" de Grafite, jugador del São Paulo, por denunciar los insultos racistas que recibió del argentino. Como no podía ser de otra manera, Diego Maradona también ha entrado en la polémica y ayer afirmó que "es normal que durante un partido de fútbol se diga cualquier cosa" y pidió que no se metan en la polémica más aspectos que los puramente deportivos.

Los jugadores del Quilmes decidieron quedarse en Brasil y volver con su compañero, aunque el equipo debe disputar este fin de semana un partido correspondiente al Torneo Clausura. El presidente de la Federación argentina de fútbol, Julio Grondona, opinó que la reacción del brasileño había sido exagerada y que habría conocer la existencia de "rencores anteriores".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción