La Generalitat adquirirá los pisos del Carmel que no hallen comprador

La Generalitat se comprometió ayer a comprar los pisos de los vecinos del Carmel que, una vez finalicen las obras de prolongación de la línea 5, no quieran regresar a sus casas. El Gobierno catalán comprará las viviendas si en el periodo de tres meses los propietarios no hallan ningún comprador. Los vecinos, según explicaron sus abogados, conservarán esta garantía durante cuatro años a partir de la finalización de las obras del metro.

"La Generalitat quiere tranquilizar a los vecinos. La zona se va a revalorizar y no creemos que sea complicado encontrar un comprador", afirmó el secretario general del Departamento de Presidencia, Ramon García-Bragado. La abogada Mari Carmen Pérez-Pozo mantuvo que "las posiciones se están aproximando", a pesar de que queda por pactar la cifra que percibirá cada vecino como indemnización por daños morales.

El Gobierno catalán subió ayer su oferta a 5.000 euros por persona, pero los letrados la volvieron a rechazar al considerarla "insuficiente". Por ello, se aparcó esta negociación y para avanzar en otras cuestiones, como posibles calendarios de retornos. Según Pérez-Pozo, la Generalitat les reiteró que procurará que éstos se produzcan antes de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de abril de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50