Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe prevé destinar 3.750 millones a la compra de trenes hasta 2009

Casi un tercio del gasto servirá para pagar los AVE ya adjudicados

Renfe va a hacer entre 2005 y 2009 el mayor esfuerzo de su historia en la adquisición de trenes. La empresa prevé invertir 3.750 millones de euros para cubrir la apertura de nuevas líneas y el incremento de demanda en varios servicios. Casi un tercio de ese gasto (1.210 millones) se destinará a nuevos trenes de alta velocidad (AVE), lo que confirma la intención de Renfe de renegociar las adjudicaciones aprobadas al final de la pasada legislatura.

El presidente de Renfe, José Salgueiro, informó ayer en Sevilla del plan estratégico de la compañía hasta 2009, el primero tras la entrada en vigor de la Ley del Sector Ferroviario, con la que se culminó el proceso de segregación del ente estatal en una operadora (Renfe) y una gestora de las infraestructuras (Adif). Es, además, la primera vez que la compañía estatal se sitúa en un escenario de competencia: el tráfico de mercancías ya está, teóricamente, liberalizado desde este año (aún no hay ninguna otra empresa operando) y el monopolio del tráfico de pasajeros se acabará en 2010.

Renfe confía en afrontar este complejo periodo con un fuerte incremento de su negocio, apoyado en los planes del Ministerio de Fomento, que quiere dar prioridad al ferrocarril entre las infraestructuras del transporte (se lleva el 50% de los 240.000 millones previstos hasta 2020). Según las cuentas que expuso ayer Salgueiro, los ingresos de tráfico habrán crecido al final del periodo un 80% respecto a 2004: si el año pasado fueron 1.377 millones, en 2009 se pasará a 2.474 millones. El incremento se notará también en el número de viajeros: 577 millones en 2009 frente a 485 millones el año pasado, un 19,3% más.

El plan estratégico de Renfe prevé un crecimiento en el volumen de negocio de todas sus áreas (cercanías, regionales, alta velocidad, grandes líneas y mercancías), aunque las previsiones se disparan en alta velocidad, donde confía en casi triplicar el negocio. Un alza relacionada con la puesta en marcha de nuevas líneas en el periodo, que también explica una buena parte del aumento de los ingresos.

Plan estratégico

Salgueiro precisó que las inversiones previstas en el plan estratégico suman 5.000 millones, de los que 3.750 se destinarán a "la adquisición de trenes nuevos". Según Renfe, entre 2000 y 2004, el gasto en nuevos trenes de pasajeros fue de 1.585 millones, cuando en el nuevo periodo será de 3.300 (los otros 450 en mercancías). El resto de la inversión del plan (1.250 millones) irá a "actuaciones en talleres, equipamiento de estaciones de cercanías y mejoras de medios de gestión". El presidente de Renfe explicó que más de la mitad de la inversión para trenes nuevos se dedicará a "prestar servicios sobre infraestructuras nuevas".

Salgueiro indicó que las inversiones en nuevos trenes se acompasarán con la puesta en servicio de las nuevas infraestructuras previstas: "Algo de lo que, hasta ahora, habíamos adolecido". Renfe se encuentra ahora con la paradoja de que el Gobierno anterior adjudicó más trenes de alta velocidad de los que puede asumir ante el retraso de la puesta en marcha de varias líneas. A los 16 trenes que Siemens tiene que entregar correspondientes al contrato de 2001 (un gasto de 400 millones aún no ejecutado) se suman otras 40 unidades de Talgo y Siemens adjudicadas por el anterior Gobierno hace un año (un contrato de 1.600 millones aún no firmado).

El gasto previsto en el plan estratégico para nuevos trenes AVE (1.250 millones) confirma la intención de Renfe de renegociar este último contrato para rebajar el número de unidades o aplazar su entrega más allá de 2009. La compañía no precisó cuántas unidades AVE va a comprar finalmente, pero sí que planea adquirir 280 trenes de cercanías y 159 regionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2005