Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEFONÍA

"Por motivos de seguridad, el Blackberry no lleva cámara"

El servicio de correo supera los dos millones de suscriptores, dice la vicepresidenta

Charmaine Eggberry es vicepresidenta de RIM (Research in Motion), empresa canadiense que ha logrado trasladar el uso del correo electrónico desde el ordenador hasta un aparato móvil. El terminal se llama Blackberry y no descansa: permanece conectado, de forma que los mensajes electrónicos son enviados directamente al Blackberry en cuanto llegan a la bandeja de entrada.

Sus servicios inalámbricos incluyen el correo, la voz, los SMS y la navegación. Blackberry ya cuenta con dos millones de suscriptores en todo el mundo; pero, además, transmiten sus servicios a fabricantes de teléfonos como Nokia o Siemens.

"Trabajamos con 76 operadoras en todo el mundo y tenemos un programa para incorporar otras 100 operadoras y que éstas añadan Blackberry a sus servicios", explica Eggberry.

"Blackberry no es sólo un terminal, sino una solución integral. El 71% de nuestro negocio se centra en los aparatos. Ahora tenemos acuerdos con los principales fabricantes de teléfonos y espero que los ingresos por licencia sigan creciendo".

El aparato Blackberry no dispone de cámara de fotos, un servicio que se ha hecho muy popular en los teléfonos móviles. "No las tenemos por seguridad. Nuestros clientes son empresas y no quieren cámaras integradas por una cuestión de seguridad corporativa", afirma Eggberry. Es la misma razón por la que no incorporan infrarrojos ni sistema Bluetooth: para impedir sacar información a través del aparato.

"Es la razón por la que continuamos creciendo tanto, porque garantizamos la seguridad de nuestro producto. Contamos con 150.000 clientes gubernamentales en todo el mundo y tenemos 36.000 servidores empresariales Blackberry alrededor del mundo, cerca de la mitad usan otros servicios además de correo".

Por supuesto, Eggberry no cree que los nuevos teléfonos con correo maten al Blackberry ni a las agendas electrónicas.

"Los smartphones están despegando, pero a las PDA conectadas les queda mucho espacio para crecer. Hay mercado para ambos", explica la ejecutiva, que prefiere no entrar a valorar a competidores como la multinacional estadounidense Microsoft.

"Una PDA conectada nace primero alrededor de los datos y en segundo lugar del teléfono. Así están diseñadas. Los smartphones nacen primero como teléfono y después llegan el resto de servicios. Están diseñados para clientes diferentes".

BLACKBERRY: www.blackberry.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de marzo de 2005