Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Edith Salazar se estrena como solista con un disco romántico

La artista venezolana acaba de publicar 'Bolero... Cartas de amor y desamor'

Compositora, pianista, cantante y profesora, formada en el clásico, Edith Salazar asegura haber tocado ya de todo. Llegó a Madrid en los años de la movida y ha escrito la música para el espectáculo de Rafael Amargo Poeta en Nueva York. En Bolero... Cartas de amor y desamor, título de un espectáculo que presentó antes en teatro, la venezolana, que confiesa su devoción por el pianista Keith Jarrett, canta a Manzanero, Consuelo Velázquez o Luis Demetrio, pero también dos inéditos de Carlos Berlanga.

A Edith Salazar la han confundido con una cantante cubana y su nombre se mezcla en Internet con el de una joven voz del flamenco, Ana Salazar, que canta a Edith Piaf. Pero ella es la venezolana que lleva 20 años trabajando en España y a la que Rafael Amargo encargó la música de Poeta en Nueva York. "Soy una persona que ha vivido intensamente y ha salido de muchas cosas", dice.

Recuerda el día de su llegada a Madrid: 16 de enero de 1985. "Era una ebullición total. En todos los bares había música en directo. Y, para que se vea la regresión, cuando yo llegué, iba a buscar trabajo a los bares y me preguntaban '¿tienes canciones?', 'Sí, yo todo lo que canto es mío', 'ah, bueno, entonces te contrato'. Ahora, en cambio, sólo quieren versiones", asegura.

"Conocí a toda la gente potente", continúa. "Te la encontrabas por la noche en un bar y te ponías a hablar de arte, pintura, escultura, cine, libros...".

"Yo venía a estudiar y me hicieron profesora del Taller de Músicos", cuenta. Lo dejó para irse de gira con Ricardo Solfa, "luego con Tam Tam Go y Miguel Bosé, con quien pasé seis años. Cuando empecé a tocar con él me di cuenta de la repercusión que tenía porque, de repente, todo el mundo me quería en sus discos, todo el mundo me llamaba", dice riendo.

Habla con cariño de sus trabajos con Diego Vasallo y Alaska. También grabó con Perales, Sergio Dalma, Alex de la Nuez... "España ha sido un país muy generoso conmigo. Cada vez que llego, siempre hay alguien que me recoge y me aporta cosas. Los españoles no saben el país tan maravilloso en el que viven, de las infinitas posibilidades, la permisividad, la libertad. El año pasado aquí hubo una demostración inmensa de lo que tiene que ser el pueblo en cualquier país. Me emocioné y me sentí muy orgullosa de vivir en este país".

La idea de los boleros surgió hace unos 15 años. Nunca antes había cantado uno. "Aunque está arraigado en mí desde que nací porque mi madre nos cantaba boleros cuando éramos niños. Era la que primero se despertaba y, en vez de gritar, iba abriendo las puertas de las habitaciones de los hijos -cinco- cantando boleros como Sin ti".

Edith Salazar recuperó su historia para llevarla al teatro. "Llamé a Espido Freire para que escribiera las cartas con seis estados del amor que dan hilo conductor al espectáculo. Y fui buscando a las actrices".

Seis actrices

Ternura, ruptura, perdón, reproche, despedida y reflexión en las voces de Lucía Bosé, Terele Pávez, Loles León, Antonia San Juan, Mariola Fuentes y María Esteve. Y títulos como Contigo aprendí, Teatro o Bésame mucho, además de dos inéditos, Al límite de ti y El aire duele, que Carlos Berlanga compuso para ella.

En los créditos del disco menciona a María Callas -"la más grande"-, Sarah Vaughan -"por los registros, los timbres"-, Elis Regina -"auténtica y visceral"-, Celia Cruz -"una gran señora, la dama latina, con un grandísimo respeto por el escenario"-, Nina Hagen -"yo soy totalmente punk, y para mí era la mujer que hacía lo que yo quería hacer, mezclar pop, rock y clásico, muy subversiva"- y Aretha Franklin, "la mujer del soul, todas las cantantes que amamos la música negra hemos estudiado con ella".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de marzo de 2005