Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Vanderlei Luxemburgo | Entrenador del Real Madrid | FÚTBOL | Confesiones del brasileño en su peor momento en el banquillo blanco

"No estamos locos todos los que ponemos a Beckham"

Vanderlei Luxemburgo (Río de Janeiro, 1952) llegó el pasado mes de diciembre al Madrid y su estreno en el banquillo fue eficaz. Pero aquellas siete victorias consecutivas abrieron un debate que giró más en torneo a la presunta suerte del técnico que al juego del equipo, que no había experimentado una sustancial mejoría. Pero llegó la derrota ante el Athletic en Chamartín, que supuso el fin de la buena racha, y la eliminación en la Champions ante el Juventus, y el técnico brasileño se vio en medio de la tormenta que se levanta cada vez que este club fracasa.

Pregunta. Utilizó a Morientes como titular en su primer partido como entrenador del Madrid, los seis minutos frente a la Real Sociedad. ¿Fue un hecho desesperado o contaba con él para el futuro?

"Hay gente que dice que el inglés sólo juega porque vende camisetas. Pero juega porque juega. Jugaba en el Manchester, juega en la selección y juega aquí".

"Alguien con la calidad de Figo está desaprovechado en la banda. Tengo esa convicción táctica. Y en el fútbol mundial, sólo España juega con extremos"

"Yo tengo mi manera de entender el fútbol. Me gusta con jugadores en la media cancha. No me gustan los jugadores pegados a la banda".

Respuesta. ¿Un hecho desesperado?

P. Bueno, era un partido muy peculiar.

R. En seis minutos no puedes hacer muchas cosas. Tienes que meter la pelota en el área, sacar rendimiento a una falta, presionar con mucha intensidad. Elegí a Morientes porque es muy buen cabeceador.

P. A la vista de que no tiene ningún delantero cabeceador, ¿no le podría haber servido esta cualidad de Morientes durante la temporada?

R. Si vamos a hablar de los jugadores que han salido y no de los que están aquí, daremos importancia a los jugadores que salieron y no a los que permanecen. Prefiero hablar de los que están aquí. Morientes ya no está. El club decidió venderlo.

P. ¿Estuvo de acuerdo con el traspaso?

R. El club lo había decidido antes de mi llegada.

P. ¿No echa de menos un rematador de cabeza? Ronaldo, Raúl y Owen no lo son.

R. No es el primer equipo que no tiene cabeceadores.

P. ¿Cuál fue su diagnóstico del equipo cuando llegó al Madrid?

R. Los diágnósticos son para adentro no para afuera.

P. Cuestiones de consumo interno...

R. Sí, claro, hay que hablar de lo que podemos hacer y de lo que no podemos hacer, pero internamente.

P. ¿Se encontró con el equipo que esperaba?

R. El Madrid es un gran club y yo estoy contento. Es un equipo de grandes jugadores, con campeones del mundo en sus filas.

P. De lo que vio en el primer momento a lo que observa ahora, ¿ha variado su percepción de lo que es el equipo?

R. Veía a menudo al Madrid a través de la televisión en Brasil. Conocía bastante bien a la mayoría de los jugadores. Hice algunos cambios de ubicación, intentando adaptar el juego a algunas cosas que yo pienso. Después he vuelto un poco a la fórmula anterior. Tuvimos problemas frente al Athletic de Bilbao, con muchos jugadores lesionados o sancionados con tarjetas.

P. Dice que hizo algunos cambios en la estructura del equipo y que luego volvió a un formato anterior. ¿Por qué?

R. Sí, en el partido anterior, ante el Málaga, Gravesen no podía jugar y utilicé a Figo en la banda derecha, con dos pivotes.

P. ¿Qué pretendía con aquellas modificaciones que introdujo?

R. Cada entrenador tiene un concepto táctico.

P. ¿Cuál es el suyo?

R. Usted como periodista, tiene una forma de hacer las entrevistas. Yo, como entrenador, tengo mi manera de entender el fútbol. Me gusta el fútbol con jugadores en la media cancha. No me gustan los jugadores pegados a la banda. Prefiero los futbolistas que pueden hacer más de una función. Creí que tenía que hacer un cambio y lo llevé a cabo. Ganamos siete partidos. Los problemas no vinieron por el dibujo del rombo o por la falta de rombo. El problema es que llegaron varios partidos seguidos y tuvimos una plantilla un poco corta.

P. ¿No vio ninguna señal alarmante en los partidos frente al Atlético de Madrid y Osasuna?

R. Me pareció todo normal, porque un equipo como el Madrid siempre pasa sustos, porque siempre va al ataque y detrás se siente un poco más vulnerable.

P. Pero en aquel periodo de victorias se consideró que el Madrid no estaba todavía establizado.

R. ¡La gente se va a pensar que el Madrid es el peor equipo del mundo! ¡Sólo hablamos de cosas malas, también tiene cosas buenas!

P. Hablemos de las buenas, ¿cuáles son en su opinión?

R. Varias. Por ejemplo, reducimos a cuatro puntos la distancia con el Barcelona. Pero nos encontramos en dificultades contra el Athletic. Roberto Carlos no pudo jugar por las tarjetas; Ronaldo y Raúl tenían problemas físicos y Zidane estaba fuera. Luego jugamos muy bien frente a la Juve, pero ante al Deportivo volvimos a encontrarnos con seis o siete jugadores con molestias.

P. ¿Por qué preservó a tantos jugadores frente al Athletic?

R. Porque jugando dos partidos por semanas era imposible tener alguna frescura.

P. A la vista de las consecuencias que tuvo aquel encuentro (el Madrid se colocó a siete puntos del Barça), ¿se arrepiente de las decisiones que tomó?

R. El único jugador que preservé deliberadamente fue Zidane. Los demás tenían molestias físicas y no me pareció conveniente que jugaran desde el primer minuto.

P. Durante las últimas semanas, Ronaldo ha dado síntomas de nerviosismo. Primero arrojó la camiseta, luego tiró una botella de agua a un aficionado...

R. No quiero hablar de ese tema. No es el momento de hacerlo. Es hora de trabajar y no de generar polémicas que hacen daño. Son temas que cuántas más personas hablan, más interpretaciones se hacen. Eso no es bueno. Ahora Ronaldo está tranquilo.

P. En España ha producido cierta sorpresa, y bastante debate, el desplazamiento de Figo del ala derecha a la media punta. ¿Por qué esa decisión?

R. En el fútbol mundial, sólo España juega con extremos. Me parece que es un hecho que merece una discusión. ¿Por qué es el único país donde se funciona así?

P. No es el único país. Holanda utiliza los extremos, la selección argentina utiliza los extremos, en Inglaterra algunos equipos importantes utilizan los extremos.

R. No, no, no...Me parece que vemos un fútbol un poco diferente.

P. ¿Le parece que el Manchester no juega con extremos? Lo habitual es que jueguen Cristiano Ronaldo por la derecha y Ryan Giggs por la izquierda.

R. Sólo el Manchester. ¿Cuál más?

P. Le hablo a botepronto de equipos de primer nivel que funcionan con extremos. ¿El Manchester le parece un equipo cualquiera?

R. Son cosas que hay que discutirlas. Pienso que un jugador con la calidad de Figo está desaprovechado en la banda.

P. ¿Por qué cree que el rendimiento de Figo es superior en la media punta al que tiene como extremo?

R. Tengo una convicción táctica. Hablé con Figo y le dije: 'Usted puede salir un poco para acá por la cualidades que tiene'. Los jugadores de su categoría me parece que están limitados cuando sólo pueden utilizar un pequeño sector del campo. Ahora bien, si usted piensa otra cosa, y piensa que juega mal ahí, yo respeto su opinión.

P. ¿Qué aporta con ese abandono de los extremos? Estamos hablando de algo que es habitual en Brasil, 4-2-2-2, pero que en España es casi desconocido.

R. He dispuesto de poco tiempo. El tiempo demostrará cómo pueden funcionar las cosas.

P. Volvamos a Figo y a su influencia como media punta. ¿No considera que, por sus características, Ronaldo necesita de un pasador, de un suministrador que aproveche su velocidad? Figo no parece que sea ese jugador. Tiene muchas cualidades, pero no es un pasador.

R. Es una opinión que respeto, pero la mía es totalmente diferente. No veo que el problema venga por ahí.

P. Entonces, ¿por dónde viene el problema?

R. Usted es el que parece que encuentra un problema.

P. Sólo le he preguntado por un asunto que me parece relevante y le he dado mi opinión. ¿Cree que Ronaldo no se resiente por la falta de suministro?

R. Ronaldo sigue teniendo muchas oportunidades de hacer gol. No comprendo cómo un equipo tiene una racha de siete victorias, donde jugó bien, luego cae eliminado de la Copa de Europa, después de un gran primer partido, y ahora sólo se ven las cosas malas. El fútbol es diferente. Se puede perder y se puede ganar. Es verdad que hemos perdido algún partido, pero hacemos cosas buenas.

P. ¿Qué opinión le mereció el partido frente a la Juve en Turín?

R. La Juve tuvo flor, la famosa flor de la que tanto se habló de mí cuando ganamos siete partidos, porque nos hizo daño con la única jugada que podía hacernos daño: un balón largo a la espalda de Raúl Bravo. Lo consiguieron una vez.

P. El Madrid tuvo la pelota, pero no pareció especialmente competitivo. Sólo tuvo dos ocasiones de gol. ¿No le resultó decepcionante?

R. No jugó como puede jugar.

P. Sorprendió la sustitución de Zidane.

R. Fue algo normal. Una decisión técnica. Siempre te encuentras en el fútbol con gente que lo mira dependiendo de los resultados. Si ganas, los cambios son acertados, como ocurrió con Trezeguet. Si pierdes, mal cambio. Pero un cambio es un cambio, nada más.

P. ¿Por qué Zidane sigue partiendo desde el ala izquierda?

R. He hablado con Zidane. Por la calidad que tiene, puede hacerlo mejor en otro sitio. No me gusta ver a Zidane en la izquierda y tener que marcar al lateral derecho. En Francia jugaba en otro sitio. Es lo que pasaba con Rivaldo en el Barcelona, cuando tenía que seguir al lateral derecho hasta su propia área. ¿Dónde le quedaba la portería?

P. ¿Estamos hablando de otro retoque táctico?

R. Es muy posible. De momento, tengo que ser consciente de las cosas que puedo hacer con la plantilla de la que dispongo.

P. ¿Es una plantilla equilibrada?

R. Es una pregunta interesante, pero prefiero guardar las opiniones para mí.

P. ¿Por qué?

R. El periodista pregunta y las personas responden, o no. Puede que sean asuntos interesantes para los lectores, pero en muchos casos son cuestiones de consumo interno.

P. ¿Está satisfecho con Beckham como acompañante de Gravesen en el eje del equipo?

R. En el Manchester y en la selección ya ha jugado en ese puesto.

P. Muy pocas veces.

R. Jugó bastantes veces. Se lo pregunté a él.

P. En la última Eurocopa no jugó ni una sola vez en esa posición. En el Manchester, tampoco, aunque es cierto que jugó como medio centro la final de la Copa de Europa en 1999, pero lo hizo por las ausencias de Keane y Scholes.

R. Yo sé lo pregunté a Beckham y me dijo que también había jugado en el medio campo. Me dijo que no tenía ningún problema. Cuando se hacen ese tipo de cambios en las posiciones, hay que preguntarle al jugador.

P. ¿Dónde le prefiere, como medio centro o en la banda derecha?

R. Se le puede aprovechar en los dos sitios. Tiene un gran pase largo.

P. Pero es débil en la recuperación de la pelota.

R. Pero siempre va a estar por allí.

P. Sin quitar la pelota...

R. A veces no es necesario quitar el balón. Con estar bien colocado basta para obligar al rival a tomar otro tipo de decisiones. Zico, Maradona, Pelé, Zidane...los grandes jugadores no son futbolistas para quitar la pelota, pero si están bien colocados ya cumplen una buena función defensiva.

P. ¿Incluye a Bekcham entre esos grandes jugadores que cita?

R. Beckham es un gran jugador, claro que sí.

P. O sea, que le ve como mucho más que un gran valor mediático.

R. Hay mucha gente que dice que Beckham sólo juega porque vende camisetas. Juega porque juega. Jugaba en el Manchester, juega en la selección inglesa y juega en el Real Madrid. ¿Están locos todos los que le ponen? No lo estamos.

P. Colocó a Raúl Bravo, un zurdo recalcitrante, como lateral derecho. ¿Se puede interpretar como una muestra de las lacras estructurales de la plantilla o hubiera tomado esa decisión en cualquier caso?

R. En el partido frente a la Juve no teníamos laterales derechos después de la lesión de Salgado. Jugó bien. Estaba Palencia, pero me pareció un poco inexperto para un partido tan difícil como el del Deportivo. Luego, hablando con uno y con otro, vimos la posibilidad de ubicar a Celades en el puesto de lateral derecho, pero yo no le había visto nunca en esa posición.

P. El presidente ha dicho que usted seguirá en el cargo. ¿Deben cambiarse muchas cosas en el equipo?

R. Es otra pregunta que...

P. Es una pregunta.

R. Ahora no se puede hablar de lo que se va a hacer, aunque no tenga duda de que el trabajo para el próximo año ya ha comenzado. Todavía faltan nueve jornadas para el final del campeonato y nuestro deber es mantener el máximo nivel competitivo.

P. ¿Se siente firme y amparado en el Madrid?

R. Sí. En ningún momento me ha pasado por la cabeza que no estuviese amparado por el club.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de marzo de 2005