Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

James Callaghan, ex primer ministro laborista

James Callaghan, político laborista, primer ministro británico entre 1976 y 1979, y lord vitalicio desde 1987, falleció ayer en su residencia de East Sussex, al sur de Inglaterra. Hoy hubiera cumplido 93 años.

Su salud se había debilitado desde la muerte, hace once días, de su esposa, Audrey Elizabeth Moulton. La pareja se casó hace 67 años y tenía tres hijos, Michael, Julia y la también política laborista Margaret, que fue representante del Gobierno de Tony Blair en la Cámara de los lores con el título de baronesa Jay.

Diputados británicos de todas las denominaciones políticas brindaron anoche calurosos tributos hacia el más veterano de los estadistas británicos y un líder de talante moderado que supo preservar la unidad del Partido Laborista hasta su salida del Gobierno tras la victoria conservadora de Margaret Thatcher.

Gallaghan llegó al número 10 de Downing Street tras la dimisión de Harold Wilson en 1976 y después de haber controlado las tres carteras ministeriales de mayor peso político: chancellor o ministro de Finanzas, en 1964; ministro del Interior, en 1967, y jefe de la diplomacia, en 1974. Su larga experiencia en las funciones de gobierno y su perfil como candidato menos propenso a causar divisiones en el seno del Partido Laborista le aseguraron la dirección del partido y del país en 1976. Tenía entonces 64 años.

La trayectoria política de Callaghan pasó por serias dificultades y polémicas decisiones. Al frente del Ministerio de Hacienda, se resistió a devaluar la libra esterlina hasta que la coyuntura hizo inevitable la caída de la moneda y, con ello, su dimisión del Tesoro, en el año 1967.

En Interior, ordenó el despliegue de tropas británicas en Irlanda del Norte al calor de los primeras manifestaciones pro derechos civiles y los enfrentamientos de la mayoritaria población protestante. Como ministro de Exteriores del Gobierno Wilson, Callaghan condujo las negociaciones de la entrada del Reino Unido en la Comunidad Europea.

Sus tres años en Downing Street, como primer ministro, concluyeron en el llamado invierno del descontento, con el país prácticamente paralizado por continuas huelgas sindicales, que dieron munición a la oposición conservadora. Una moción de censura, que Callaghan perdió por un voto, precipitó la convocatoria de las elecciones generales de 1979, que sellaron el ascenso de Margaret Thatcher.

El ex primer ministro ocupó su escaño en los Comunes hasta 1987, cuando entró en la Cámara alta como lord Callaghan de Cardiff.

Leonard James Callaghan nació el 27 de marzo de 1912 en Portsmouth, ciudad costera del sur de Inglaterra. En su autobiografía, Time and chance, recordó las dificultades económicas de su niñez y la ayuda prestada por un diputado laborista al morir su padre, James, nueve años más tarde. "Desde entonces siempre fuimos laboristas", escribe. El joven Jim dejó los estudios a los 16 años y encontró trabajo como oficinista fiscal antes de alistarse en la marina durante la Segunda Guerra Mundial.

James Callaghan entró en política, como diputado por Cardiff, el 5 de julio de 1945. Desempeñó también distintos cargos sindicales y optó por primera vez al liderazgo del Partido Laborista a la muerte de Hugh Gaitskell, en 1963. Ayer, se le recordó como un político popular, moderado y optimista, que se ganó el apodo cariñoso de Sunny Jim o Alegre Jim.

"Fue víctima de los acontecimientos, del tiempo y el destino, contra los que luchó constantemente como primer ministro británico", señala el obituario de la web de la BBC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de marzo de 2005