Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 29ª jornada de Liga

Son Moix roza la tragedia

Arango sufre una parada respiratoria tras un codazo de Javi Navarro

El fútbol mostró ayer su lado más dramático. En el minuto 39, en la pugna por un balón con Javi Navarro, el delantero venezolano Juan Arango cayó fulminado por un durísimo golpe a la altura de la garganta. El defensa del Sevilla cargó con todo: su codazo dejó noqueado al rival. Rápidamente se evidenció la gravedad de la lesión.

Llegaron los minutos más largos que se recuerdan en Son Moix. Arango empezó a sangrar por la nariz y la boca y, a los pocos segundos, perdió la consciencia. Sus convulsiones alarmaron a todos los jugadores. La crudeza de la escena heló el ambiente. Sobre el césped, los servicios médicos del Mallorca, ayudados por los del Sevilla, atendieron a Arango, que no dejaba de sufrir espasmos. Los rostros de sus compañeros pasaron de la confusión a la incredulidad y finalmente al miedo. El venezolano fue retirado del campo en un coche camilla, con un aparatoso collarín, mientras dos personas le sujetaban el torso para evitar movimientos bruscos.

MALLORCA 0 - SEVILLA 1

Mallorca: Moyà; Cortés, Ballesteros, Ramis, Iuliano (Pereyra, m. 76), Tuni; Melo (Jorge López, m. 35), De los Santos, Farinós, Arango (Romeo, m. 43); Luis García.

Sevilla: Notario; Ramos, Javi Navarro (Alfaro, min. 45), Aitor Ocio, David; Sales, Jordi,, Martí, Adriano (Alves, m. 60); Baptista y Makukula (Carlitos, m. 67).

Gol: 0-1. M. 47. Baptista, de penalti, cometido sobre él mismo por Ramis.

Árbitro: Pino Zamorano. Enseñó la tarjeta amarilla a Javi Navarro, Adriano, Martí, Aitor Ocio, y expulsó a De los Santos y Baptista.

Unos 16.000 espectadores en el campo de Son Moix.

El partido se decidió en la siguiente jugada: un penalti sobre Baptista que el mismo transformó en gol. La segunda parte fue un simple trámite, que discurrió entre los despropósitos del árbitro, Pino Zamorano, y la incapacidad del Mallorca para enderezar el rumbo.

La atención se trasladó a la Policlínica Miramar, a pocos metros del estadio de Son Moix, donde fue ingresado Arango en estado de shock. Joan Pericàs, jefe de los servicios médicos del Mallorca, explicó que el fuerte golpe le había producido una parada respiratoria y una pérdida de consciencia. "Los primeros momentos fueron los más graves", aseguró; "fue muy difícil controlar sus convulsiones". En los vestuarios del campo, los espasmos de Arango obligaron a sedarlo e inmovilizarlo.

El informe médico indica que el jugador ingresó con un grave traumatismo craneoencefálico tras haber sufrido una crisis convulsiva de la que se recuperó. Las pruebas realizadas permiten descartar lesiones cerebrales o cervicales, aunque revelan una fractura en el hueso malar superior derecho, origen de la fuerte hemorragia. El entrenador del Sevilla, Joaquín Caparrós, lamentó lo sucedido y anunció que el club "tomará medidas". Es posible que Javi Navarro, que fue al hospital a interesarse por Arango, sea sancionado económicamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de marzo de 2005