Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente celebra el Día Forestal con un homenaje al artífice de la repoblación de Cazorla

La Consejería de Medio Ambiente celebró ayer el Día Forestal Mundial con un homenaje al ingeniero de montes Enrique Mackay Monteverde, considerado el principal artífice de la repoblación forestal de la Sierra de Cazorla a principios del siglo XX. Los actos, que tuvieron lugar en el Centro de Capacitación y Experimentación Forestal Vadillo-Castril de Cazorla (Jaén), incluyeron charlas sobre las aportaciones realizadas por este profesional a la ciencia forestal, una visita a los trabajos forestales realizados a principios del siglo XX y la inauguración de la exposición El medio forestal jiennense de principios del siglo XX, que permanecerá abierta en el Ayuntamiento de Cazorla hasta el 27 de marzo.

La delegada de Medio Ambiente en Jaén, Amparo Ramírez, destacó la aportación realizada por Mackay en materia de conservación y gestión de los espacios forestales.

Enrique Mackay nació en La Laguna (Santa Cruz de Tenerife) en 1876 y en 1888 finalizó su carrera en la Escuela Especial de Ingenieros de Montes de El Escorial, donde se licenció con el número uno de su promoción.

Su primer destino profesional fue Cazorla, donde llegó en un momento crítico debido a los desórdenes que acaecían sobre el medio forestal. En esta localidad dirigió la Segunda Brigada, en la que tuvo a su cargo los montes de Navahondona, Vertientes del Guadalquivir y Guadahornillos.

El trabajo llevado a cabo para gestionar los montes bajo su responsabilidad le valió un reconocimiento unánime, ya que pocos años después de haber tomado posesión de su cargo en Cazorla, esos montes habían mejorado su estado de forma notable.

Ayudas a las familias

Medio Ambiente destacó también que Enrique Mackay realizó importantes y frecuentes aportaciones escritas en el campo de la divulgación, tratando cuestiones relativas tanto al manejo de los montes como a aspectos sociales, entre los que cabe destacar su defensa por agilizar ayudas a las familias de aquellos trabajadores que fallecían en la realización de sus funciones. En 1946 se jubiló y se retiró a Cazorla, donde residió hasta su fallecimiento en 1974.

También el Ayuntamiento de Cazorla se sumó al homenaje inaugurando una calle con el nombre del ingeniero. "Fue un adelantado a su tiempo y la mayor parte de sus trabajos eran proyectos socializantes en aquella época", señaló el alcalde, José Luis Díaz (PSOE).

En los actos no participó el único edil de IU, José Antonio Martos Iruela, por considerarlos "un agravio a la memoria de los serranos que han luchado en estas tierras". Además, el edil aseguró que el concepto de organización forestal impulsado por Mackay era el "capitalismo duro" y lo responsabilizó de llevar a la "represión y expulsión" de muchos serranos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2005