Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Elegía por Ovidi

La lectura de la elegía virtual, que Hernán Loyola Guerra, responsable de la edición de las obras completas de Pablo Neruda, le ha dedicado a Wellawatta con hermosos textos del poeta chileno tras la reciente tragedia en el sudeste asiático, me anima a rendirle homenaje análogo al cantautor alcoyano Ovidi Montllor con textos poéticos por él interpretados cuando se cumple el año del 10º aniversario de su muerte.

Ovidi nos dejó su propio Autoretrat en el que se definía como "cantant, artista i pallasso" y junto a esta caricaturización hay que reconocerle también su sensibilidad para darnos a conocer o a reconocer a nuestros poetas. Ovidi sufrió muchas dificultades en los últimos años de su carrera y concentró su actividad artística en el cine, donde dio rienda suelta a su expresiva capacidad dramática, de la que también hacía gala en sus canciones.

Como cantante en 1972, grabó Un entre tants... dedicado a sus padres, y dentro del disco incluyó una de sus piezas más populares, La fera ferotge, acompañado entre otros por Francesc Pi de la Serra. Entre sus párrafos más corrosivos éste que rebosaba nihilismo: "Per ordre de l'Alcalde es fa saber a tothom que la fera ferotge ja no es traurà la son, i gràcies a la força no ha passat res de nou".

En 1974, Ovidi rindió homenaje a su pueblo grabando A Alcoi y dentro de aquel vinilo antológico estaban desde Els amants de Vicent Andrés Estellés, a Corrandes de l'exili de Pere Quart: "Avui en terres de França i demà més lluny potser, no em moriré de enyorança ans d'enyorança viuré", pasando por Assaig de càntic en el temple de Salvador Espriu:, "Com m'agradaria d'allunarme'n nord enllà, on diuen que la gent és neta i noble, culta, rica, desvetllada i feliç, però... em quedaré aquí fins a la mort, car estimo amb un desesperat dolor aquesta meva, pobra, bruta, trista, dissortada pàtria". Toda una filosofía de la vida, de la existencia y de la conciencia del compromiso histórico con su país.

En 1976, con portada de Guinovart y prólogo de Joan Fuster, Ovidi grabó Salvat-Papasseit per Ovidi Montllor, y dentro de él estaba incluido Si jo fos pescador, cuyo primer verso comienza, "Si jo fos pescador pescaria l'aurora, si jo fos caçador atraparia el sol, si jo fos lladre d'amor m'obririen les portes, si jo fos bandit, millor, que vindria tot sol". Un año más tarde en el disco De manars i garrotades, incluyó el fragmento Sageta de foc del mismo Papasseit: "Hi ha un home a la pressó dels que avançaven. Junteu-vos. Traieu-li l'embaraç que li oprimeix les mans, perquè faci camí". Toda una apología de la solidaridad con aquellos que siempre nos han abierto camino.

Pero Ovidi, en tono irónico, había escrito sobre su despedida final, "Tot ben senzill i ben alegre. Em creureu mort. Jo no hauré mort. Faré vacances!", y añadía en ésta su interpretación de Les meves vacances también incluida en el disco A Alcoi, "si no és molèstia per als bons amics, amb una capsa de cartó, fiqeu la pols d'un servidor i el millor llibre de poemes d'aquel poeta que creiem. Es per anar passant l'estona amablement, i al mateix temps, aprendre, viure, conèixer coses per a la propera cançó a fer. Porteu-me a Alcoi que és el meu poble, i allà on comença el 'Barranc del Cinc' prop d'un 'romer', al seu costat, deixeu-me ja. Pero llavors, no em moriré. Faré vacances". Grácies Ovidi, por los poemas que nos dejaste. Que la música del arroyo y el aroma del romero junto al barranco, por siempre te acompañen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2005