Fomento negocia con los vecinos de Vicálvaro, aislados por la Radial 3

Un grupo de trabajo integrado por representantes del Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Madrid y de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) se constituyó ayer para buscar una solución al aislamiento que sufren los vecinos de los distritos de Vicálvaro y San Blas, según informó ayer a Efe el Ministerio de Fomento. Este aislamiento se originó a principios del año pasado, cuando se construyó la autopista de peaje R-3 (Madrid-Arganda del Rey), que divide en dos el distrito de Vicálvaro y corta la avenida de Daroca, la principal conexión de la zona con el centro. Esta avenida había sido inaugurada cuatro años antes por el entonces alcalde José María Álvarez del Manzano. El Ayuntamiento invirtió tres millones de euros en la construcción de la vía.

También los accesos desde San Blas hacia la M-40 se vieron recortados. Los habitantes de esta zona denunciaron que 57.000 personas (serán 200.000 en unos años por los proyectos de ampliación urbana) quedaban entonces incomunicadas, por lo que los vecinos, agrupados en la Plataforma Salvemos la Avenida de Daroca, se movilizaron en repetidas ocasiones a lo largo del año 2004. Lo que antes era un atajo por la avenida, se convirtió en tener que cruzar todo el distrito y perder tres cuartos de hora, según denunciaron entonces los vecinos.

Reuniones

Las mismas fuentes del ministerio explicaron que hace tres semanas Fomento convocó una reunión con las partes implicadas (Ayuntamiento y vecinos), a la que asistió el secretario general de Infraestructuras, Antonio Monfort, con el objeto de "abordar una solución que satisfaga a los vecinos", y en la que se acordó la creación de un grupo de trabajo. Este grupo, que ya ha mantenido una primera reunión en los últimos días, volverá a reunirse en breve.

El mes de enero pasado, el senador de IU por Madrid, Eduardo Cuenca, solicitó la comparecencia en la Comisión de Fomento y Vivienda de la Cámara alta del director general de Carreteras, Francisco Javier Criado, para que explicase las medidas que pensaba adoptar el Gobierno socialista para dar soluciones de acceso a la M-40 a los vecinos de los distritos de Vicálvaro y San Blas.

Izquierda Unida también recordó en un comunicado que con la construcción de la autopista de peaje R-3 reclamaron al Gobierno (entonces del PP) la apertura de un nuevo acceso a la M-40 para solucionar el caos del tráfico.

Izquierda Unida siguió reclamando a Fomento que tomara "cartas en el asunto" para resolver los problemas de circulación que afectan a los vecinos del este de la capital, y se mostró esperanzado de que el PSOE, "que entonces nos acompañó en las movilizaciones, tenga ahora en el Gobierno la sensibilidad y la rapidez como para dar respuesta a las justas demandas vecinales".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS