Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un menú con huevos a la porreta y gigote

En la España de comienzos del siglo XVII -el escenario de la publicación del Quijote- comer era para muchos algo sometido a leyes azarosas. La novela picaresca recuerda a menudo las penalidades que sufren sus personajes para llenar la andorga. El Quijote está lleno de referencias culinarias. Por ello, dentro de la muestra Ruta cervantina sevillana también hay un lugar para la comida. El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, anunció ayer que 50 restaurantes de los 17 municipios que recorrerá la muestra ofrecerán "un menú cervantino con platos de la época, cuyas recetas han sido recopiladas por Turismo de la Provincia". El primer municipio que visita la exposición es Estepa (1 al 10 de abril). ¿Y cuáles son los menús cervantinos?

- El más conocido es el de los duelos y quebrantos, la receta que se comía los sábados en la casa de Alonso Quijano. Este plato requiere dos cucharadas de oliva virgen, 250 gramos de panceta fresca, 100 gramos de tocino de jamón curado, un seso de ternera cocido, cuatro huevos y sal.

- El gigote era un guiso muy común en el siglo XVII. Se hacía con trozos muy menudos de carne previamente rehogada en manteca y luego cocida en agua y sazonada con diversas especias, como pimienta, jengibre, clavo y canela. El más celebrado de los gigotes era el de liebre.

- El asadillo de la huerta contenía pimientos rojos carnosos, tomate, cominos, ajos, aceite y sal.

- Los huevos a la porreta requerían cebolletas largas, sesos hervidos, criadillas, aceite, huevos y sal.

- Y dos buenos postres para rematar el almuerzo. El requesón (cuatro litros de leche, un litro de nata líquida, 350 gramos de azúcar y limón) sabe a gloria. La bizcochá no tiene nada que envidiarle. Sus ingredientes son los que siguen: tortas, cuatro litros de leche, ocho yemas, 750 gramos de azúcar, una cucharada de harina, polvo de azúcar y canela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2005