Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álora homenajea al Adelantado de Andalucía, que murió ante sus muros

Un romance recuerda la muerte de Gómez de Ribera en 1434

Uno de los poemas que llenan de belleza el tesoro del romancero es el de "Álora, la bien cercada". Decenas de chavales de la localidad malagueña rindieron ayer homenaje en Sevilla al protagonista del poema, Diego Gómez de Ribera, Adelantado de Andalucía, que murió en 1434 mientras sitiaba el castillo. Un moro le disparó una flecha con una ballesta. La flecha le atravesó la cabeza.

Alumnos del Colegio Público Los Llanos de Álora acudieron al Monasterio de Santa María de las Cuevas, en la Cartuja de Sevilla, para visitar la tumba de Gómez de Ribera. Los chavales estuvieron acompañados por el alcalde de la localidad malagueña, José Sánchez, y el antropólogo Salvador Rodríguez Becerra, entre otras personas. Los alumnos -la mayoría chicos de 12 años de edad- cantaron el romance ante la tumba y ofrendaron unas flores en recuerdo del guerrero medieval.

El romance fronterizo cuenta la muerte de Gómez de Ribera de una forma insuperable. Sus últimos versos tienen la fuerza de la gran literatura. "Allá detras de una almena / quedado se había un morico / con una ballesta armada / y en ella puesto un cuadrillo. / En altas voces diciendo / que del real le oído. / -¡Tregua, tregua Adelantado / por tuyo se da el castillo! / Alza la visera arriba / por ver el que tal le dijo: / asestárale a la frente, / salido le ha al colodrillo. / Sacóle Pablo de rienda / y de mano Jacobillo, / estos dos que había criado / en su casa desde chicos. / Llevarónle a los maestros / por ver si será guarido; / a las primeras palabras / el testamento les dijo".

Pablo y Jacobillo

Los versos que cierran el poema tienen un laconismo adecuado para los momentos esenciales. No se puede decir más con menos palabras. Los que alivian los últimos momentos del Adelantado de Andalucía son dos personas que había acogido en su casa desde niños. La íntima concreción de sus nombres -Pablo y Jacobillo- les hace seguir hoy tan vivos como hace 500 años.

El Adelantado de Andalucía estaba al servicio del rey Enrique IV de Castilla. Medio siglo pasó hasta que la ciudadela cayó en poder de los castellanos en 1484. "Hemos querido visitar la tumba y hacer un reconocimiento a la persona del Adelantado de Andalucía, la figura más importante que existe en Álora en la Reconquista", comentó el alcalde de la localidad malagueña.

"Fue una de las reconquistas más difíciles de la provincia de Málaga debido a la ubicación del castillo. La reconquista de Álora supuso un cambio total de forma de vivir y de cultura. Una vez reconquistado, Álora fue uno de los pocos pueblos visitados por los Reyes Católicos", agregó José Sánchez. El alcalde recordó asimismo que Miguel de Cervantes "vivió en Álora entre los años 1587 y 1593". "Trabajó como recaudador de impuestos y le fue bastante mal. Cervantes tuvo problemas con la ley", concluyó José Sánchez.

Los chavales cantaron el poema por segunda vez. "Álora, la bien cercada, / tú que estás en par del río / cercóte el Adelantado / una mañana en domingo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de febrero de 2005