Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Suficiencia

En una intensa semana de declaraciones, Joan Saura, Conseller de Relaciones Institucionales de la Generalitat, ha dicho en Sevilla que, en aspectos como el de la financiación autonómica, Cataluña tiene claro que no será posible un sistema por el que Andalucía salga perjudicada. Luego su propio departamento, hizo una transcripción "libre" de sus palabras y quedaron estas bajo sospecha de haber sido pensadas para ser dichas aquí, mientras en Cataluña el discurso era otro más cerrado y reducido, para decirlo por derecho, menos solidario. A los dos días se conoció un informe sobre la reforma del estatuto catalán, del partido cuya opinión y postura es la que más preocupa e interesa al gobierno de Madrid y a la Junta de Andalucía, el PSC. En dicho informe y sobre el sistema de financiación, se precisa que no pretenden una negociación bilateral, sino que tienen que conseguir una propuesta asumible por todas las comunidades. Pero antes Maragall había revisado la que hasta ahora había sido la suya, de "pagar por renta y cobrar por población". Ahora Maragall cree que cada autonomía debe recibir los servicios en función del esfuerzo fiscal que realiza, lo que no deja de ser un principio insolidario, sobre el que hay que estar atentos para que no se consume. José Montilla, ministro de Industria y además lider del PSC, para a un Jordi Sevilla crítico, diciendo que no es hora de que el gobierno hable sobre la reforma, todavía en fase de negociación catalana; pero habla María Teresa Fernández de la Vega, aunque lo hace en línea con Montilla, y dice que el Gobierno no interferirá en la reforma del Estatut; el martes lo hace el presidente. Zapatero defiende que Cataluña necesita una mejor financiación para suplir las carencias en servicios como Sanidad y Educación, pero advierte que hay que dejarse de balances fiscales, olvidarse de comparaciones entre lo que se ingresa al Estado y lo que se gasta en servicios y empezar a hablar de "suficiencia financiera" lo que traducido sería igual a financiación suficiente para atender con la misma calidad la misma cantidad de servicios en todas las comunidades. Aunque cabe preguntarse de donde y como saldría el dinero para conseguir eso, suena bien para empezar a hablar. Eso sí, entre todos y sin privilegios de negociaciones bilaterales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS