Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GEMOLOGÍA | Modelos de realidad virtual

El diamante 'Hope' fue francés

Una nueva investigación de los especialistas de la Smithsonian Institution ha confirmado que el famoso diamante Hope procede de una gema azul mucho mayor que perteneció a la colección real francesa hasta la revolución. El diamante, al que se han achacado las desgracias sufridas por sus poseedores, fue donado en 1958 por el joyero Henry Winston a la Smithsonian y es la joya más visitada del mundo. Con modelos informáticos, Jeffrey Post y su equipo han confirmado que el Hope, de 42,52 quilates, el diamante azul mayor del mundo, procede de una piedra de origen indio de 115 quilates comprada por Luis XI, quien la redujo a 67 quilates. Existen esquemas y estudios de la piedra hechos en 1700. Estaba engarzada en una joya que fue representada en algunos cuadros.

Estos datos han sido utilizados por los científicos para construir una representación virtual de la piedra original dentro de la cual han situado la actual. "Resulta que sólo se ajusta en una orientación, y cuando se ven ambas se entiende por qué fue cortada así. Algunas de las facetas del Hope son las originales de la piedra de la colección real francesa", ha dicho Post, que exhibe el trabajo en un documental de Discovery Channel. "Esta investigación no se podría haber hecho hace 10 años", ha comentado también Post. "Es muy interesante ver cómo conseguimos más información de nuestras colecciones aplicando métodos de alta tecnología".

El diamante Hope fue robado en 1791 o 1792 y permaneció desaparecido hasta 1812. Entonces, apenas terminado el plazo para poder recuperar bienes robados establecido por la legislación francesa de crímenes de guerra, el diamante fue ofrecido en Londres por un joyero a un traficante de diamantes y terminó probablemente en manos de otro rey, el inglés Jorge IV, aunque nunca se confirmó. En 1830 el banquero y coleccionista Lord Henry Hope lo compró y le dio su nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2005