Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cisma en la patronal de trabajadores autónomos se resolverá en los tribunales

El anterior presidente denuncia "fraude electoral" y promueve una confederación paralela

La Confederación de Empresas Pequeñas y Autónomos de Andalucía (Cempe) atraviesa su crisis más profunda desde su creación en 1995. La pugna interna por el control de la organización se puso de manifiesto en las elecciones del pasado mes de octubre y ha desembocado en una denuncia en los tribunales por supuesta falsedad documental contra el actual presidente, el sevillano Francisco Velasco, y la creación de una confederación paralela impulsada por el anterior responsable de Cempe, el jiennense Manuel Castro. Los dos formaban parte de la anterior junta directiva.

De la magnitud del cisma en el seno de la organización sectorial de trabajadores autónomos andaluces habla el hecho de que la Junta de Andalucía ha tenido bloqueadas durante varios meses las subvenciones para los programas de formación por las dudas surgidas en torno a la representatividad legal de la confederación. Finalmente, tanto la Junta como la Confederación de Entidades para la Economía Social de Andalucía (Cepes), en la que se integra la sectorial de autónomos Cempe, han acabado reconociendo, al menos por el momento, la legitimidad de la actual directiva, encabezada por el sevillano Francisco Velasco Sánchez, un veterano dirigente que preside también desde su constitución la Federación de Empresas Cooperativas de Sevilla (Fecose) y participó en la fundación del sindicato CC OO en Andalucía.

Francisco Velasco, que ocupaba el cargo de tesorero en la anterior junta directiva, encabezó una de las dos candidaturas que participaron en las elecciones del pasado 2 de octubre y rivalizaba con el que fue presidente los cuatro años anteriores, el jiennense Manuel Castro. Tras un proceso electoral en el que ambos sectores se acusan mutuamente de múltiples irregularidades, parte de la anterior directiva, con Castro y el secretario general saliente, Antonio Maya, a la cabeza, decidieron el pasado mes de diciembre acudir a los tribunales para denunciar un "fraude electoral" de la candidatura de Velasco. En concreto, le acusan de haber recibido el apoyo de dos federaciones que, a su juicio, no tenían derecho a voto por no estar inscritas en la confederación, Feansal (Federación Andaluza de Asociaciones Laborales) y Fecose, la presidida por el propio Velasco. Según Manuel Castro, los más de 1.000 votos que aportaron estas dos federaciones "fueron determinantes" para el resultado final de la votación.

La denuncia por presunta "falsedad documental", que instruye el Juzgado de Primera Instancia número 18 de Sevilla, tendrá ahora que aclarar la legalidad o no del proceso electoral. Castro se escuda en un escrito de la Dirección General de Cooperativas de la Junta certificando que Fecose se encontraba disuelta desde 2003. Sin embargo, Francisco Velasco habla de un "error burocrático" y sostiene que "hubo intencionalidad política" en el escrito del órgano de cooperativas de la Junta. Las dos partes reconocen que la vía del diálogo está agotada y aguardan a la resolución judicial. Sin embargo, a la espera de ese fallo, Manuel Castro y Antonio Maya han promovido la constitución de una organización paralela, la Confederación Andaluza de Autónomos y Empresas de Economía Social (Cadaes) y esta misma semana han pedido su inclusión dentro de Cepes Andalucía. Castro justifica su creación en el "vacío de poder" existente en el seno de los autónomos andaluces y el hecho de que el otro sector que lidera Velasco "se haya apropiado de las sedes" de Cempe. Sin embargo, Francisco Velasco interpreta la aparición de Cadaes como "una incongruencia y un signo de debilidad" de la anterior directiva y acusa a Castro de haber cambiado la titularidad de la sede de la organización en Jaén "a pesar de que está financiada desde Cempe."

Francisco Velasco se atribuye la representatividad del 70% de Cempe, una organización con más de 15.000 afiliados en Andalucía y que agrupa a siete federaciones de gremios tan dispares como vendedores ambulantes, repartidores, peluqueros, artesanos y otras sociedades laborales. En Andalucía hay casi 400.000 trabajadores autónomos, lo que supone el 15% de los inscritos totales en la Seguridad Social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2005