Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 1.500 personas acuden en dos días a las 23 oficinas abiertas por el Gobierno para la regularización

Más de 1.500 personas se desplazaron a alguna de las 23 oficinas dispuestas por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en toda la Comunidad Valenciana para informar y recoger las solicitudes de regularización de inmigrantes sin papeles presentadas por los empresarios que los quieren contratar. Fuentes de la Delegación del Gobierno informaron que el primer día del proceso, el lunes, pasaron por las oficinas 800 personas. La mayoría se acercaron para pedir cita o informarse. En total se presentaron unas 200 solicitudes de regularización, de las que 117 fueron tramitadas por contar con todo el expediente en regla. Además, sólo en las ocho oficinas de la provincia de Valencia, ayer había más de 1.500 peticiones de cita para presentar solicitudes.

Muchos inmigrantes de Alicante deberán volver a pedir el certificado del padrón

En Valencia, ayer se repitieron las escenas de colas, esta vez bajo la lluvia, ante el consulado de Marruecos. En menor medida se registraron ante las oficinas del ministerio, especialmente en las más grandes y céntricas.

En Alicante, muchos de los aspirantes a acogerse al nuevo reglamento de extranjería instalados en la ciudad deberán solicitar por segunda vez el certificado de empadronamiento. Los documentos expedidos hasta ahora por los funcionarios municipales son volantes de empadronamiento, un documento equivalente al certificado del padrón pero inválido en este proceso de normalización, en tanto que no figura la fecha exacta de residencia del extranjero.

El Registro Municipal del Ayuntamiento de Alicante fue el único punto que, por segundo día consecutivo desde que se abrió el proceso extraordinario de regulación de extranjeros, registró una afluencia masiva de inmigrantes. A las 07.00, varias decenas de extranjeros ya se agolpaban en la oficina municipal para tramitar el certificado de empadronamiento. Según datos manejados por el grupo municipal socialista, los 1.200 extranjeros que ya obtuvieron el volante de empadronamiento, de los 24.000 censados en la ciudad, deberán reclamar ahora el certificado correspondiente. Fuentes municipales apuntaron que la recepción de este papel se produce entre 10 y 12 días desde su solicitud.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Alicante, Etelvina Andreu, avisó ayer de que algunos consistorios están dando volantes u hojas informativas que carecen de validez. "En la medida que vayamos notando la existencia de esos certificados no válidos nos pondremos en contacto con los ayuntamientos para instarles a que agilicen la elaboración de unos nuevos y faciliten el proceso de normalización", dijo.

Pese a este contratiempo, las ONG y los sindicatos valoraron el desarrollo del proceso de normalización en Alicante. Sin embargo, el sociólogo y director del Seminario de Inmigración de la Universidad de Alicante, Carlos Gómez Gil, calificó que este proceso "es el más caótico, confuso y contradictorio" de los que ha habido hasta la fecha. Gómez Gil reprochó la indefinición de los requisitos exigidos por la Administración central. Entre ellos, citó que el Gobierno hiciera público el martes que los certificados de penales caducados ya no serán válidos. Gómez Gil fue incluso más allá: le reprochó a Etelvina Andreu de "echar balones fuera" y le instó a "hacer mejor su trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2005