Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Procter & Gamble compra Gillette por 44.000 millones y crea el líder del sector

La operación se hará con un canje de acciones y supondrá una reducción de plantilla del 4%

Procter & Gamble, la compañía estadounidense especializada en productos cosméticos e higiene, ha arrancado el año con una operación de envergadura. El grupo anunció ayer la compra de Gillette, conocida por sus maquinillas de afeitar. La operación, valorada en 57.000 millones de dólares (44.000 millones de euros), se pagará con acciones y se estima que cierre el próximo otoño. La nueva compañía tendrá unas ventas anuales superiores a los 60.000 millones de dólares, con lo que se convertirá en el primer fabricante de cosméticos y productos de gran consumo.

El precio era clave para que fraguara la negociación, después de un largo tanteo. Al final, Procter & Gamble (P&G) puso sobre la mesa una prima del 18% sobre el valor de los títulos de Gillette al cierre de la jornada bursátil del jueves, hasta los 53,94 dólares por acción. Es decir, por cada título de Gillette P&G dará 0,975 de los suyos. Se trata de la mayor operación de compra desde que JP Morgan Chase adquiriera Bank One hace un año por otros 57.000 millones de dólares.

Como señaló el presidente ejecutivo de P&G, Alan Lafley, la operación representa una oportunidad para reforzar la posición en el mercado de los productos para el cuidado personal, utilizando el potencial de producción, la marca y la tecnología de Gillette. El presidente de Gillette, James Kilts, señaló por su parte que con la fusión quieren liderar el proceso de consolidación en el sector de los productos de consumo.

Acogida en Wall Street

La sede del nuevo gigante corporativo estará en Cincinnati, donde está establecida la matriz de P&G, y será dueña de una veintena de marcas con ventas superiores a los 1.000 millones de dólares cada una. La transacción situará así a la nueva entidad Gamble-Gillette por delante de la anglo-holandesa Unilever, con una cifra de negocios combinada de 60.700 millones de dólares anuales.

Los títulos de Gillette subieron ayer un 12,8% en la apertura de Wall Street respecto al precio de cierre del jueves, mientras que los de P&G caían un 2,3%. La alianza entre ambas empresas cuenta con el visto bueno del principal accionista de Gillette, el inversor Warren Buffett, quien aseguró que la operación creará "la mejor compañía de productos para consumo en el mundo". "Es un acuerdo de ensueño", señaló Buffett, quien controlará un 7% del accionariado de la nueva compañía. Se espera que la operación se cierre durante el próximo otoño, ya que antes deberá recibir el visto bueno de los accionistas -a mediados de mayo- y de las autoridades reguladoras, tanto de Estados Unidos como de la Unión Europea. La compañía confía en no tener problemas al respecto, según indicó ayer en un comunicado.

Ésta es la primera gran operación que hace P&G en sus 168 años de historia, aunque recientemente adquirió el fabricante de tintes para el cabello Clairol y la alemana Wella.

Con Gillette, la compañía refuerza su posición en los productos de cuidado para el hombre. Pero no sólo será un gigante en el sector, sino que se convertirá en una importante fuerza en el mercado de la distribución frente a clientes como WalMart. Y es que P&G es propietaria de marcas tan conocidas como los champús Pantene, Head & Shoulders, los pañales Pampers, los detergentes Ariel, Dash y Swiffer, el perfume Hugo Boss, las cremas de tratamiento Vicks o el café Folgers.

Gillette, con sede en Boston, fabrica las baterías Duracell y productos de higiene a través de la marca de cuidado dental Oral-B, entre otras. También controla Braun, además de ser líder mundial en el mercado de las maquinillas de afeitar.

Reducción de plantilla

La nueva entidad contará con 140.000 empleados por todo el mundo, aunque P&G anunció ayer que realizará un ajuste de plantilla que afectará a 6.000 trabajadores, el equivalente al 4%. Lafley explicó que la compañía está tomando medidas para hacer frente al incremento de precios en las materias primas y aseguró que tras la fusión con Gillette ahorrará 16.000 millones de dólares.

Ahora la atención está puesta en nuevas operaciones de compra que puedan producirse en el sector, con el ojo clavado en grupos como el francés Bic o el británico Reckitt Benckiser.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de enero de 2005