Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Internacional

Morientes aún no salva al Liverpool

El equipo de Ferguson derrota con autoridad alde Benítez en Anfield por tercera vez consecutiva

A Fernando Morientes le dijeron que un Liverpool-United es un Barça-Madrid. Pero el de ayer más pareció un derby de los años sesenta, cuando el Barça hacía el papel de esforzado y al Madrid le bastaba un gol para ganar. En la imaginería del kop, Morientes está destinado a formar una pareja mortal junto al checo Baros, inyectar a Gerrard toneladas de moral de victoria y devolver a este club histórico a la cima de la que nunca debió caer. Pero, de momento, Morientes aún no es la salvación.

El United de Ferguson mostró autoridad y ambición. No hizo mucho, pero no pasó apuros. Le bastó un gol de Rooney a los 21 minutos: un contraataque por la izquierda culminó con un disparo desde lejos, no muy fuerte pero con intención, que se coló por debajo del cuerpo de Dudek.

LIVERPOOL 0 - MANCHESTER U. 1

Liverpool: Dudek; Carragher, Pellegrino, Hyypia, Traore; Luis García, Gerrard, Hamann (Biscan, m. 79), Riise (Pongolle, m. 72); Baros y Morientes (Núñez, m. 75).

Manchester United: Carroll; Phil Neville, Brown, Silvestre, Heinze; Fletcher, Keane, Scholes, Ronaldo (O'Shea, m. 67); Rooney (Bellion, m. 90) y Saha (Fortune, m. 79).

Goles: 0-1. M. 21. Rooney, tras un gran error de Dudek.

Árbitro: S. Bennett. Amonestó a Carragher, Brown, Rooney, Fortune, Keane y Núñez. Expulsó a Brown (m. 65)

Unos 45.000 espectadores en el estadio Anfield Road.

Hasta entonces el Liverpool parecía creer en la victoria. Morientes había enseñado los dientes un par de veces, con un remate fallido a los ocho minutos y un cabezazo envenenado. Para eso lo quieren: para que use la cabeza y su olfato de gol. Benítez quiere unir la rapidez de Baros y el oportunismo de Morientes.

El United se asentó muy bien en el campo tras el gol y a punto estuvo de doblar la ventaja a la media hora, cuando Saha casi se queda solo ante el portero. Scholes, siempre en el sitio oportuno, recuperó la pelota y lanzó un pase en paralelo a Keane, que enganchó una bolea que se estrelló en el larguero. Al filo del descanso, Morientes tiró un balón a las nubes en un barullo y después cabeceó fuera un pase de Luis García.

La segunda parte fue aún menos intensa. A Morientes le llegaron menos balones y el árbitro se lió a enseñar tarjetas. Brown vio la segunda a los 65 minutos y dejó al United con 10 jugadores. Los de Ferguson renunciaron al balón, pero el Liverpool fue incapaz de crear peligro. Morientes se fue a la ducha a los 75 minutos, sin poder disfrutar de esa versión del "Fernando" que el grupo Abba escribió dos meses antes de que él llegara a este mundo y que los hinchas del Liverpool, siempre propensos a los cánticos, han reescrito para él. Pasaba ya un minuto de los 90 cuando el Liverpool tuvo su mejor oportunidad del partido: Carragher chutó raso y fuerte una falta ensayada que le sirvió Gerrard. Pero el portero del United no falló en su único apuro y Ferguson se llevó su tercera victoria consecutiva en Anfield Road.

En el resto de la jornada, con la derrota del Arsenal y el triunfo del Chelsea en el duelo londinense, el equipo de Mourinho se acercó así aún más al título.

23ª jornada. Otros resultados. Aston Villa, 3; Norwich City, 0. Charlton, 3; Birmingham City, 1. Manchester City, 3; Crystal Palace, 1. Newcastle, 2; Southampton, 1. Porstmouth, 0; Blackburn, 1. Tottenham, 0; Chelsea, 2. Bolton, 1; Arsenal, 0. Clasificación: 1. Chelsea, 58 puntos. 2. Arsenal, 48. 3. Manchester U., 47. 4. Everton, 47. 5. Liverpool, 37. 6. Middlesborough, 35. 7. Charlton, 34. 8. Tottenham, 33. 9. Manchester C., 31. 10. A. Villa, 31. 11. Bolton, 30. 12. Newcastle, 29. 13. Porstmouth, 27. Birmingham, 26. 15. Blackburn, 25. 16. Fulham, 22. 17. C. Palace, 18. 18. Norwich, 16. 19. Southampton, 15. 20. West Bromwich Albion, 13.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2005