El Consell adjudica una desalinizadora tras oponerse al plan de Narbona

La Entidad de Saneamiento de Aguas (Epsar) ha adjudicado las obras para incorporar un sistema de tratamiento terciario de aguas en la depuradora de Rincón de León, en Alicante, que permitirán reutilizar cada año 30 hectómetros cúbicos de agua para la huerta de las comarcas de L'Alacantí y el Vinalopó Mijá. La mitad del agua susceptible de reutilización procederá de una desalizinadora que tratará 15 hectómetros cúbicos al año, según informó ayer Presidencia.

La Generalitat ha negado la viabilidad de la desalinización de aguas desde que el Gobierno central planteó esa posibilidad como alternativa a las obras del trasvase de aguas del Ebro. Varios miembros del Consell han reiterado que las desalinizadoras generan más problemas de los que resuelven, consumen excesiva energía y resultan dañinas para el medio ambiente marino.

La inversión prevista por el organismo dependiente de la Consejería de Infraestructuras supera los 17 millones de euros. La estación depuradora de Rincón de León dispone de dos líneas de agua que tratan caudales de 50.000 y 25.000 metros cúbicos, respectivamente, de agua residual al día, mediante un tratamiento biológico con fangos activados. No obstante, el alto contenido en sal de estas aguas impide su aprovechamiento generalizado en todo tipo de cultivos. Por eso se instalará la desalinizadora. Los caudales desalinizados se mezclarán en la misma proporción con caudales de agua procedentes del tratamiento terciario, en función de los índices de salinidad y necesidades que fijen los agricultores.

El Consell precisó ayer que se obtendrán al año unos 30 hectómetros cúbicos de agua de calidad, que podrá ser usada sin ningún tipo de limitación en todo tipo de cultivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de enero de 2005.

Lo más visto en...

Top 50