Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ÉTNICA

Concertista magrebí

Un joven marroquí que domina los resortes del oud, instrumento esencial de la música árabe más refinada. Algo del imaginario espíritu andalusí se hace presente en esta música que parte de la riqueza modal y se aleja de la escala temperada diatónica. Driss el Maloumi tiene una técnica notable y extrae un sonido limpio del laúd, más como resultado de un arduo trabajo que de un don celestial. Algunos títulos evocan los derroteros que toma su música: Nostalgia, Danza del alma... Ensoñaciones melancólicas que se plasman en temas más extensos que los que suelen imponer los formatos radiofónicos. De sólida formación, Driss El Maloumi se ha acercado al jazz y es miembro del conjunto Hespèrion XXI de Jordi Savall (junto a la soprano Montserrat Figueras, Begoña Olavide o Pedro Estevan).

Driss el Maloumi

Driss el Maloumi (laúd árabe) y Lahoucine Baqi(percusión). La Casa Encendida. Madrid, 3 de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2005