Desmontando los tópicos

Fiel a su innata curiosidad y a su capacidad para penetrar en la realidad oculta, Carles Fontseré ofrece en su nueva entrega memorialista un sinfín de jugosas y ácidas descripciones que desmontan los tópicos y los lugares comunes. Igual desmitifica la película Casablanca que destaca la carga revolucionaria que tenían para la sociedad americana las primeras películas de Charlot, o se mofa del París repleto de existencialistas, a los que define como unos precursores del movimiento hippy. "El existencialismo es un enrevesado sistema filosófico que ni entonces ni ahora he llegado a comprender", ironiza.

Fontseré recurre a menudo a la visión que de los acontecimientos ofrecía la prensa de la época. Este simple ejercicio depara un sinfín de sorpresas al lector avezado a los discursos historiográficos actuales. Le sirve, por ejemplo, para descubrir que los americanos no se definían como "liberadores" de Francia, sino como invasores, un calificativo que Fontseré siempre ha juzgado como más adecuado. El libro se inicia precisamente con el recuerdo de la portada del diario Le Monde del 3 de mayo de 1945, en el que se destacaba el gran titular Hitler ha muerto. El autor estaba entonces a punto de cumplir los 29 años.

El artista mantiene que no volvió a Cataluña hasta 1973 porque en sus esporádicas visitas se convenció de que el franquismo no era, tal y como algunos exiliados le habían asegurado, una superestructura impuesta al pueblo. "Creo que Franco se correspondía con la mentalidad del pueblo español. La prueba es que el franquismo disfrazado del PP ha continuado obteniendo mayorías", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de enero de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50