DANZA

Rayo Malayo juega con la paz y el amor en 'Pau Linda'

La danza se ha acomodado en la sala El Canto de la Cabra (San Gregorio, 8) con la compañía Rayo Malayo, que interpreta Pau Linda (hasta el 19), una especie de juego de paz y amor. Es la inconstante relación entre dos personas que muestran sus sentimientos bailando solas y que al final se unen en un broche apoteósico con beso incluido.

Este montaje ya estuvo presente en el Festival Escena Contemporánea de este año y amplió dos semanas más en El Canto de la Cabra. "Coincidió con los atentados de Madrid y las elecciones generales y fue muy duro estar actuando en esos días, pero lo hicimos a modo de protesta por la terrible agresión", apunta el director de la compañía, Francesc Bravo. Los que faltaron a la cita dancística en marzo tienen la oportunidad ahora de ver el montaje Pau Linda que, según su director, es un juego de palabras (Pau es paz en catalán) que da lugar a múltiples interpretaciones entre el público. "La idea inicial era plantear las múltiples historias que nutren la relación de dos personas. El público enseguida las vio como las de una pareja; no era nuestro planteamiento pero no nos disgusta ese punto de vista", afirma Bravo, quien comparte interpretación, coreografía y dirección del espectáculo con Cristiane Boullosa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS