Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:OFENSIVA TERRORISTA DE ETA

La banda intenta sembrar su terror por España

18 heridos leves en Santillana del Mar y en Ciudad Real tras la explosión de las bombas en siete ciudades

Un total de 18 personas resultaron ayer heridas leves, 15 en Santillana del Mar y tres en Ciudad Real, tras la explosión de sendas bombas de escasa potencia en un aparcamiento público y en una cafetería, respectivamente. También estallaron artefactos en Ávila, León, Málaga, Alicante y Valladolid.

SANTILLANA DEL MAR
15 heridos leves

El hecho de que el artefacto colocado en Santillana del Mar hiciera explosión minutos antes de lo anunciado y en un lugar distinto al que indicó el comunicante anónimo a Gara, provocó que la villa cántabra haya sido el lugar en el cual más personas se vieron afectadas por la deflagración, 15, aunque todas ellas presentaban heridas de carácter leve y fueron dadas de alta en el hospital Sierrallana de Torrelavega a lo largo de la tarde de ayer. Las más afectadas fueron una niña de siete años y una mujer de 68, miembros de una misma familia de Tenerife, que sufrieron heridas leves en una pierna a causa de la madera y los cristales que salieron despedidos tras la explosión. El resto, presentaba conmoción o molestias en los oídos provocados por la onda expansiva.

El alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago, barajaba la posibilidad de que ETA se hubiera equivocado de ubicación cuando avisó de la colocación del explosivo, que no estalló en el aparcamiento del zoológico, en las afueras de la villa, sino en el situado en la céntrica Plaza del Cristo. Rábago explicó que la caseta de madera de información turística que estaba situada en el lugar donde hizo explosión la bomba, y que quedó totalmente destruida, tenía en su parte superior un cartel que anunciaba el zoo de la villa, lo que pudo inducir a error a los terroristas. La zona no había sido acordonada y numerosas personas paseaban por el lugar en el momento del atentado.- AGENCIAS

CIUDAD REAL
Tres personas heridas

La bomba colocada en la cafetería El Peral de Ciudad Real causó heridas leves a tres personas, dos de ellas agentes que habían entrado a desalojar el local, y sobre los que cayeron algunos cristales debido a la explosión, de escasa potencia. La tercera persona es un transeúnte que no pudo abandonar a tiempo el lugar del atentado. Según el Ministerio del Interior, el artefacto estaba colocado en el falso techo de los servicios del local.

Además de esta cafetería, ubicada en la Plaza de España, los miembros de la Policía Local y Nacional desplazados al lugar tras el aviso de bomba desalojaron todos los establecimientos de la plaza, que no estaba muy concurrida, ya que la principal actividad de este lugar se produce debido a la ubicación del Rectorado de la Universidad que tiene allí su sede y que ayer estaba cerrado. La explosión se registró sobre las 13.30, y obligó a acordonar la zona para impedir el paso de peatones y vehículos. Los vecinos del bloque de cinco alturas, en cuyos bajos se encuentra la cafetería afectada, también fueron desalojados.- AGENCIAS

MÁLAGA
"Estábamos preparados"

En Málaga, el artefacto hizo explosión antes de que la policía pudiera localizarlo, en el Paseo de España. Los agentes sí tuvieron tiempo de desalojar la zona, muy concurrida de público en las mañanas de los días festivos, por lo que no se produjo ningún daño personal. Próximo al lugar donde estalló el artefacto hay una zona de columpios y atracciones infantiles. Además, el lateral opuesto a donde se colocó la bomba alberga estos días el tradicional mercadillo navideño. Según el relato de una mujer que se encontraba en la zona, desde el aviso de la policía para desalojar hasta que estalló el artefacto apenas transcurrieron "dos o tres minutos". El subdelegado del Gobierno, Hilario López Luna, reconoció que se pudo desalojar a tiempo porque en la zona estaban desplegadas las fuerzas de seguridad debido a una manifestación del Foro Social contra la Globalización, en la que participaron unas 3.000 personas. A las 15.15 quedó reestablecida la normalidad. El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan López Garzón, reconoció que se puso en alerta a las siete subdelegaciones provinciales, al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil ante el temor de un atentado de ETA, después de que el sábado se localizara en Almería un artefacto programado para que estallara ayer. -DIEGO NARVÁEZ

VALLADOLID
En el altillo de una cafetería

El artefacto colocado en Valladolid no provocó ningún daño personal pero afectó a las instalaciones de una cafetería y a la vivienda que se encontraba encima. La explosión fue provocada por una bomba de escasa potencia colocada en el altillo de los servicios de la cafetería La Banque, situada en el número 4 de la Plaza Mayor vallisoletana, cerca del Ayuntamiento. Tanto el establecimiento afectado como otros de los alrededores habían sido desalojados previamente, en una operación que el delegado del Gobierno en la Comunidad, Miguel Alejo, calificó de "perfectamente coordinada". Tres horas después de la explosión fue levantado el cerco de la Plaza Mayor, momento que aprovechó el delegado del Gobierno para trasladarse a Ávila y León para recibir información de primera mano sobre las explosiones ocurridas en ambas ciudades.- FRANCISCO CANTALAPIEDRA

LEÓN
Un bar con mucha afluencia

El artefacto colocado por la banda terrorista, de escasa potencia, hizo explosión en la cafetería Las Lleras 38, en la calle Pícara Justina, situada en pleno centro de León. Unos 15 minutos antes de la detonación, agentes de la Policía Local y Nacional, así como los TEDAX, desalojaban los bares de la zona, y el edificio donde estaba colocada la bomba y acordonaban las calles aledañas, con mucha afluencia de ciudadanos en ese momento. El artefacto estaba colocado en el baño de caballeros de la cafetería, que había abierto sus puertas a las 12.00 y en la que pocos minutos antes de la explosión había unas 20 personas. "No creo que el artefacto se colocara esta mañana, pues los clientes que había son habituales, por lo que creo que se colocó ayer. Nadie nos dimos cuenta de nada, ni vimos a nadie sospechoso", aseguraba nervioso el dueño del establecimiento, José Huertas.

El propietario cree que han elegido su local al poder pasar desapercibido cualquier cliente que acuda a los aseos. Se trata de un bar con mucha afluencia de público. "Desatornillaron una rejilla del baño y pusieron la bomba", indicó el dueño. El artefacto causó numerosos daños materiales en la fachada principal del inmueble y en el interior del establecimiento. Pasadas las tres de la tarde los agentes levantaban el cordón policial y precintaban la cafetería donde ocurrieron los hechos.- MARIFÉ MORENO

ALICANTE
El escenario más concurrido

Alicante fue otra de las ciudades escogidas por la banda terrorista para explosionar a las 13.31 un artefacto de escasa potencia que no causó heridos ni daños materiales. En esta ocasión, ETA escogió el escenario más concurrido de la ciudad, el Paseo Marítimo -frente al Paseo de la Explanada de España, lugar emblemático y foco de atracción de turistas y residentes, especialmente los días festivos-, que estaba atestado de viandantes. Minutos antes había concluido una procesión religiosa que transcurrió por calles adyacentes al suceso. La bomba fue enterrada en un macetero. En el momento de su explosión, la zona ya estaba totalmente desalojada.

Las primeras informaciones confundieron a los medios policiales. El hecho de que el comunicante anónimo de ETA informase de que el explosivo se ubicaba en Plaza de España, y no en el Paseo de la Explanada de España, de terminología similar y donde realmente se encontraba el explosivo, precipitaron las labores de desalojo.- R. LLORENTE

ÁVILA
Importantes desperfectos

En Ávila, el artefacto explosivo que estalló a las 13.30 en la céntrica cafetería La Fortaleza, situada en la calle peatonal de los Reyes Católicos, no causó daños personales, aunque sí cuantiosas pérdidas materiales. El establecimiento sufrió importantes daños por la onda expansiva, ya que el falso techo quedó destrozado en más de la mitad del local, además de los causados en las cristaleras. La bomba había sido colocada en los servicios del establecimiento.

El propietario de la cafetería, Jaime Gabarrón, fue avisado por el dispositivo de agentes encargados de desalojar la calle, aunque él ya se había enterado de la noticia por la radio. En ese momento en el establecimiento estaba lleno de clientes, ya que la jornada de ayer registraba en la ciudad una masiva afluencia de visitantes debido a la exposición Las Edades del Hombre. Las calles de la capital abulense estaban inundadas de visitantes, y los vecinos de la zona tuvieron que echarse a calle, muchos de ellos en bata, pijama y con zapatillas de estar por casa.- CARLOS DE MIGUEL

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2004