Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Liga de Campeones: concluye la fase inicial

Día grande en Mestalla

El Valencia, que recupera a Vicente, Angulo, Albelda y Sissoko, precisa ganar al Werder por 1-0 o por más de dos goles para clasificarse

El Werder Bremen como punto de referencia. El campeón de la Liga alemana fue el rival a partir del cual el Valencia empezó a caer en picado hacia las simas del juego y de los resultados -diez derrotas consecutivas- debido, sobre todo, a las lesiones de jugadores fundamentales y al desconocimiento de la plantilla por parte de su entrenador, Claudio Ranieri. Y es la piedra de toque que determinará el calado de su recuperación anímica tras cuatro victorias seguidas. Con la casualidad, además, de que el jugador bandera, Vicente, que se lesionó presisamente en Bremen hace más de dos meses, precipitando el declive, volvió ayer a la convocatoria. No se sabe si el extremo izquierdo ha vuelto para quedarse, puesto que arrastra las secuelas de una maldita lesión de tobillo, pero, en todo caso, su inclusión aumenta las esperanzas valencianistas, que pasan por ganar esta noche, en Mestalla, al Werder por 1-0 o por más de dos goles de diferencia si el conjunto alemán marcase.

El deseado Vicente no es el único que regresa para tan esperada cita. También se han recuperado a tiempo de sus diferentes dolencias Angulo, Sissoko y Albelda. Angulo ocupará la vacante del lesionado Rufete y Sissoko, restablecido de la brutal entrada de Farinós la semana pasada, será una opción más para Ranieri. El joven centrocampista africano, de 19 años, se ha convertido en las últimas jornadas en el ídolo inesperado de Mestalla, que valora su exuberancia física. "Si lo cuidan, será dentro de dos años mejor que Vieira [el medio francés del Arsenal]. El mejor del mundo en su puesto [medio centro defensivo]. Es una perla en bruto", afirmó ayer, en torno a un café, uno de los mitos del valencianismo, el ex centrocampista Pepe Claramunt, actual técnico de la escuela del club. Y es que Claramunt fue quien recomendó al anterior preparador, Rafa Benítez, que colocara a Sissoko como medio centro y no como delantero, que era la posición en la que jugaba en su club de procedencia, el Auxerre, francés.

Claramunt reflexionaba ayer también sobre la enorme evolución de Vicente en los últimos dos años. "La diferencia la marca la gran mejora de su técnica. Antes desbordaba por velocidad, pero centraba mal. Ahora ha aprendido a centrar y, además, a desbordar también hacia dentro para terminar las jugadas con un disparo con la derecha. El mérito es suyo, pues ha tenido ese interés por aprender".

El Valencia recurrirá hoy a él en caso de necesidad, que es muy probable. El Werder llega embalado tras la paliza que le infligió el sábado al Friburgo (0-6) en la Liga alemana, en la que es el quinto, a seis puntos del Bayern Múnich. Y el recuerdo que dejó del partido de ida (2-1) en el vestuario valencianista fue el de un equipo muy ofensivo -jugó con tres delanteros- a la par que agresivo -repartió muchas patadas y una de ellas le costó la lesión a Vicente-. Ni que decir tiene que hay un fuerte deseo de revancha en el camerino local.

Valencia: Cañizares; Curro Torres, Caneira, Marchena, Carboni; Angulo, Sissoko, Baraja, Xisco; Aimar y Di Vaio.

Werder Bremen: Reinke; Pasanen, Ismael, Baumann, Stalteri; Borowski, Micoud, Jensen, Ernst; Charisteas y Klose.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2004