Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Vladimir Rivero, portero del Portland de balonmano

El meta cubano sufrió un aneurisma en la aorta y fue hallado en su casa por la Guardia Civil

El portero cubano de balonmano Vladimir Rivero, de 33 años, fue hallado muerto la madrugada del miércoles en su casa de Barañáin (Navarra) a causa de un "aneurisma en la arteria aorta", según indicó el equipo forense que ayer le practicó la autopsia. Casado y con tres hijas, el meta del Portland, que llevaba cuatro temporadas en el equipo navarro, se encontraba en paradero desconocido desde el martes, sin contestar al teléfono móvil ni a las llamadas a su domicilio. Finalmente fue encontrado por la guardia civil, en su cama y sin signos de violencia.

MÁS INFORMACIÓN

Las alarmas se encendieron del todo en el seno del Portland cuando Rivero tampoco se presentó el pasado miércoles por la noche al partido de la Liga ASOBAL que su equipo disputó ante el Teucro en Pamplona. La injustificada ausencia desató la angustia entre los antonianos y disparó los rumores en la capital navarra.

Tras el encuentro, un grupo formado por el presidente del club, José Ignacio San Miguel, el técnico Zupo Equisoaín y el médico del equipo, Javier Aquerreta, junto a miembros de la Guardia Civil y bajo mandato judicial, tiraron abajo la puerta del domicilio de Rivero y encontraron el cadáver del jugador tendido en la cama, sin signos de violencia. "Nunca imaginamos este final", explicaba un consternado José Ignacio San Miguel, "porque conociendo el carácter de Rivero pensábamos que podía haber sufrido un accidente o que le había surgido un viaje, pero nunca que estuviese muerto". "Ha sido un fallecimiento por causas naturales", señaló Aquerreta, y explicó que, durante las cuatro temporadas de permanencia en el club de Rivero, todas pruebas realizadas "nunca habían dado señales de nada".

La familia de Vladimir Rivero se encontraba de viaje en Hungría, de donde era natural su esposa, y fue avisada por el club del deceso. El trágico fin del guardameta cubano ha provocado que el Portland San Antonio no comparezca en la Supercopa de Europa que se disputa desde mañana en Ciudad Real. Será sustituido por el Balonmano Valladolid. "Si no somos capaces de velar el cadáver de un compañero, si la gente no es capaz de entender nuestra decisión o si pensamos que el deporte está por encima de las personas, estamos muy equivocados", apuntó Mateo Garralda, capitán del equipo. "Nos hemos quedado con una sensación de vacío tremenda", agregaba.

Mañana se oficiará en Pamplona el funeral por el alma del portero cubano, organizado por el Portland San Antonio, aunque las intenciones de la familia son las de repatriar el cuerpo de Vladimir Rivero a su isla natal, a la que pese a haberla dejado hace ya siete años le seguía uniendo la vinculación afectiva y familiar. En la larga trayectoria del guardameta destacan la Liga Asobal de 2002 y la Recopa de Europa lograda este año, así como sus 180 comparecencias con la selección cubana. Este verano, Rivero sufrió su última gran decepción como jugador, cuando se nacionalizó húngaro para disputar los Juegos de Atenas y, pocos días antes del comienzo, no fue seleccionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de noviembre de 2004