Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ranieri: "Debemos ir directos, sin llegar a la línea de fondo"

El cambio de rumbo planeado por Ranieri no pudo concretarse con una victoria. El Valencia encadena diez partidos sin ganar -seis derrotas y cuatro empates- y en los últimos seis encuentros sólo ha marcado un gol. El técnico italiano justificó el empate aduciendo que los jugadores no están acoplados al nuevo sistema de juego, un fútbol mucho más directo. "No se puede hacer gran cosa en el primer partido en el que cambias el sistema. El enfermo no puede levantarse e irse del hospital. Los jugadores tenían miedo en la primera parte y la afición les ha dado cariño", explicó Ranieri.

El entrenador italiano elogió el encuentro jugado por Sissoko y Angulo y aseguró que en la segunda parte tuvo "miedo" de que el Zaragoza "metiera un gol en un contraataque". También dejó clara su nueva filosofía de juego, la que empleó en su primera etapa: "Los jugadores no deben llegar a la línea de fondo, debemos ir directos a portería".

Víctor Muñoz, entrenador del Zaragoza, consideró que el empate fue "justo", aunque su equipo podía haber hecho "algo más". "Es complejo jugar aquí con la situación que tiene el Valencia. No hemos tenido ocasiones claras salvo algún contraataque y el Valencia tampoco. Hemos conseguido alejar a sus delanteros del área. No se hacía el fuera de juego sino que se provocaba. Era una forma lógica de defender al Valencia", dijo.

El Valencia sufrió un calvario con los fueras de juego. Hasta 17 le fueron señalados, por sólo uno al Zaragoza. "Han sido demasiadas veces", explicó Ranieri. "Muchas veces nos dejaban el juego, nos dejaban el balón y eso podía hacer que cayéramos en la trampa", añadió Muñoz.

Mestalla recibió al equipo con aplausos, como había pedido Ranieri, pero el apoyo inicial se convirtió en silbidos cuando el Zaragoza comenzó a tocar en el centro del campo y ante las pocas oportunidades del Valencia: Sissoko realizó el primer tiro a puerta en el minuto 34. La afición también silbó en la segunda parte al juez de línea que señalaba los fueras de juego del Valencia, y al que los seguidores lanzaron algunos objetos sin golpearle ninguno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004