Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las nuevas familias y los inmigrantes son la base de la demanda de casas

Los expertos alertan del peligro de la sobrevaloración de los precios

"No hay evidencia de burbuja especulativa en el mercado de la vivienda, pero sí hay signos evidentes de una notable sobrevaloración del precio de la misma", aseguró Fernando Restoy, economista del Banco de España que participó en Alicante en las Jornadas de Economía Española. Durante esta reunión se presentaron datos que vinculan directamente la expansión del sector inmobiliario con las nuevas familias y los inmigrantes.

Una de las directoras de las jornadas, la profesora Paloma Taltavull, ofreció una breve introducción sobre la situación actual del mercado inmobiliario, y acto seguido el profesor Jesús Leal, de la Universidad Complutense de Madrid, presentó unos estudios en los que señala que los factores que han condicionado el fuerte incremento de la demanda de viviendas han sido: la formación de nuevos hogares, ya que el mayor grueso de población en España se sitúa entre 24 y 30 años, a lo que hay añadir un saldo migratorio anual positivo que ronda las 200.000 personas, y el cambio de comportamiento de las familias, que adquieren segundas residencias. Estos tres factores han dinamizado el sector de la construcción.

Según Fernando Restoy, economista del Servicio de Estudios del Banco de España, el escenario más probable de cara al futuro es que se produzca una "desaceleración gradual" que puede tener efectos significativos sobre el consumo y la inversión, pero que no debería afectar a la estabilidad financiera, "siempre y cuando el endeudamiento de los hogares no siga creciendo a los ritmos actuales y los bancos adopten una estrategia adecuada de gestión de riesgos" advirtió Restoy.

Las Jornadas de Economía Española han reunido a más de 120 alumnos, 70 profesores y 16 ponentes, entre ellos, Aurelio Martínez, catedrático de Economía Aplicada de la Universitat de València y, en la actualidad, presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO). En la lección inaugural Martínez analizó las previsiones relativas al contexto internacional en el que se moverá la economía española durante 2005, y reconoció que "no cabe hacer previsiones muy optimistas para el largo plazo, ya que las tensiones entre la oferta y la demanda dejan poco margen para que se produzca una disminución notable de los precios". Martínez advirtió de que los desequilibrios presupuestarios y comerciales de la economía estadounidense, unidos al elevado endeudamiento de las familias "arrojan serias dudas sobre la capacidad de esa economía para seguir contribuyendo al crecimiento económico mundial". Ayer en la clausura de las Jornadas, el secretario de Estado de Universidades, Salvador Ordóñez expuso la filosofía general que emana de la convergencia europea y fijó como plazo máximo el 2006 para que las universidades sean más competitivas con las nuevas titulaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004