_
_
_
_

Las grabaciones a presos islamistas se destruían durante la etapa del PP por falta de traductor

Cientos de grabaciones de conversaciones de presos islamistas acusados de terrorismo fueron destruidas entre 1998 y el 11 de marzo de 2004, fecha de la matanza de Madrid, por la inexistencia de traductores de árabe. La interceptación de estas comunicaciones se realizó conforme a la ley, pero las cintas fueron regrabadas cada dos meses en vista de que nadie podía transcribirlas. Así consta en un informe que el ministro del Interior, José Antonio Alonso, presentó ayer en la reunión del Pacto Antiterrorista. Durante ese periodo, los responsables de Interior fueron Jaime Mayor Oreja, Mariano Rajoy y Ángel Acebes.

El informe añade que entre las cartas de presos terroristas desde 1998 hasta 2004 (220.000 en 77 cárceles) sólo se han detectado 27 entre etarras e islamistas. Ninguna de ellas permite concluir que haya habido colaboración entre ellos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_