Muere a los 52 años Christopher Reeve, el actor que encarnó en el cine a Superman

El intérprete quedó tetrapléjico en 1995 al caerse de un caballo y partirse el cuello

Christopher Reeve, el actor que encarnó a Superman en la popular saga cinematográfica, murió el domingo en Nueva York de un ataque al corazón, tras haber entrado en coma un día antes debido a complicaciones provocadas por la infección de una escara, una herida común entre las personas paralíticas. Reeve tenía 52 años y había pasado de ser la imagen del superhéroe estadounidense a convertirse en una de las voces más respetadas de la defensa de la investigación con células madre, liderada desde la silla de ruedas en la que quedó postrado tras el accidente que sufrió en 1995.

Más información

Reeve, tras caerse de un caballo durante una competición hípica, se partió el cuello y se lesionó la espina dorsal. Tetrapléjico desde entonces, el actor, que necesitaba respiración asistida para poder sobrevivir, había convertido su existencia en un ejemplo de heroicidad vital, negándose a rendirse ante las condiciones que el destino le había reservado al que antaño diera vida a un superhéroe capaz de volar.

"Fue una inspiración para todos nosotros y le dio esperanzas a millones de personas", dijo ayer su amigo el candidato demócrata John Kerry en un comunicado. Reeve, que había donado 42 millones de dólares a la investigación médica a través de la fundación que llevaba su nombre, se había manifestado políticamente junto a los demócratas, defensores de la investigación con células madre, a la que se opone Bush. De ahí que su nombre hubiera sonado a menudo durante la campaña electoral estadounidense, que ha convertido ese tema en uno de los más debatidos.

El actor, casado con Dana Reeve y padre de tres hijos, había demostrado su positiva actitud vital apenas un año después de su accidente, cuando hizo saltar las lágrimas de la Academia de Hollywood durante un homenaje en la entrega de los Oscar en el que pidió más películas sobre problemas sociales y afirmó: "Me niego a permitir que una incapacidad física determine la forma en que vivo mi vida", dijo entonces un hombre que confiaba en poder volver a caminar algún día.

La carrera de este actor nacido en Princeton arrancó en la prestigiosa Juilliard School of Performing Arts de Nueva York. Se dio a conocer al público norteamericano en 1974 a través de la televisión, en la serie Love and life. Varios papeles menores precedieron a su gran debut en Broadway en 1976, donde protagonizó junto a Katharine Hepburn A matter of gravity. Fue entonces cuando le llegó la oportunidad de su vida, el papel de Clark Kent en el filme Superman, en el que le acompañaron Marlon Brando y Gene Hackman, entre otros, y que se estrenó en 1978 convirtiéndose en un absoluto éxito de taquilla. Durante el rodaje en Inglaterra conoció a su primera esposa, Gae Exton, con quien tendría dos hijos.

La saga se cerró en 1987 con Superman IV, en la que Reeve participó también como guionista. Tras su accidente en 1995, Reeve dio un giro profesional y se atrevió a ponerse tras la cámara, dirigiendo In the Gloaming, por la que obtuvo un Emmy. Este mes se estrenará en televisión el segundo filme que había dirigido, The Brooke Ellison story. Reeve también era conocido por su activismo social, reconocido en 2003 con el Premio Lasker al Servicio Público. Era miembro de Amnistía Internacional y de Coalición Creativa y también había recibido un Grammy por su biografía hablada, Still me.

Imagen de la primera entrega de <i>Superman,</i> realizada por Richard Donner en 1978.
Imagen de la primera entrega de <i>Superman,</i> realizada por Richard Donner en 1978.REUTERS
Christopher Reeve, fotografiado en 1996.
Christopher Reeve, fotografiado en 1996.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 11 de octubre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50