Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO

Unos transgresores

El grupo inglés Monty Python nació hace casi 50 años y saltó de las giras por pequeños teatros a la BBC, y de allí al cine: La vida de Brian -Brian era Jesucristo- se hizo famosa en España y abrió aquí el camino del público amante de la transgresión. Algunos de ellos habían hecho su carrera en Oxford, los otros en Cambridge. El tiempo fue sustituyendo unos nombres por otros, sin que el espíritu decayera. Hoy parece difícil que realicen juntos algún proyecto nuevo. En España, el grupo Imprebís-Yllana, fundado años más tarde, tuvo una salida fulgurante con un teatro de improvisación -en realidad, estupendamente ensayado y preparado- que se vio en Madrid en el teatro Alfil, donde se presentó varias veces.

Monty Python

Autores: Monty Python. Traducción y adaptación: Apaños. Intérpretes: Carles Castillo, Richard Collins Antonio de la Fuente, Fernando Gil, Diego Molero y Juan Cañas. Dirección: Imprebís-Yllana. Teatro Alfil. Madrid.

Los mejores chistes

Ahora, este grupo ha tomado los mejores chistes escénicos, visuales y hablados. Son transgresores sin exagerar. A veces se dice que este espectáculo es anarquista, otras veces que es surrealista: no creo que sean adjetivos que les convengan, y quizá sea mejor el del absurdo y el disparate, denominaciones muy famosas en el teatro, incluso en el español.

Un espectáculo tan inglés, tan propio de su humor llevado a un extremo, se tiñe aquí, con este excelente grupo, de algunos excesos españoles más. No lo digo en el sentido peyorativo de la palabra exceso, sino de ir algo más allá en el grito, del gesto, el movimiento.

Es verdad que esto es teatro y no puede tener la moderación del cine. Los cinco actores tienen un adiestramiento físico, gestual y oral en el que han ido creciendo. El público joven de Madrid los conoce de sobra y acuden a la buena cita que les dan: ríen a carcajadas desde el principio, saltan de sus butacas de alegría y gritan y aplauden al terminar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2004