Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANOLO SAIZ | Director del equipo ciclista Liberty

"Me gustaría que Heras ganara el Giro"

Manolo Saiz (Torrelavega, Cantabria; 1959) ha ganado su quinta Vuelta Ciclista a España como director tras las logradas con Melcior Mauri (1991), Laurent Jalabert (1995) y Alex Zülle (1996 y 1997). Sin embargo, no está tan feliz como podría esperarse. "Aunque Santi Pérez le hubiera arrebatado el maillot oro a Roberto Heras en la contrarreloj de Madrid, la Vuelta la habíamos ganado antes. Es el primer año del equipo Liberty Seguros y ha estado tan extraordinario que, pasara lo que pasara en la contrarreloj, ya era una victoria de por sí", dice.

Pregunta. Su equipo ha sido un calco del US Postal en el Tour.

Respuesta. ¿Por qué el US Postal? Si esto lo ha hecho la ONCE mil veces...

"Para la afición cuenta el ganador, no la sonrisa, pero la prensa española es muy partidista"

"Bruyneel ha aplicado en el US Postal lo que aprendió en el ONCE, muchos nos han copiado"

P. Quizás porque iban de azul también.

R. Hemos corrido muy bien, con mucho orden. Hemos sabido correr al ataque, controlar la carrera...

P. Johan Bruyneel, se supone entonces, ha aplicado en el US Postal lo que aprendió en la ONCE como corredor.

R. Pues sí, pero eso es bueno. Al fin y al cabo, creo que muchos equipos nos han copiado la manera de correr de la ONCE y, por qué no decirlo, han aprendido a base de escucharnos por la radio interna mía. Es una situación que me agrada, la fortaleza que he visto en el Liberty.

P. Y la motivación de algunos corredores figuras, como Isidro Nozal e Igor Galdeano, trabajando anónimamente.

R. Eso es lo que digo. Estoy muy orgulloso porque empezamos mal la Vuelta, nos supimos reconducir y volvimos a coger una mentalidad de trabajo, de superación día a día, de humildad, de disciplina, de solidaridad... Todas las cosas que hicieron grande a la ONCE y que ahora deben hacer grande al Liberty.

P. Si no hubiera ganado Heras, ¿se habría acordado de lo mal que les fue en la contrarreloj por equipos de León?

R. Me tendría que acordar de eso, de la escapada que le dejamos a Santi Pérez en Monachil, 46 segundos, pero tampoco disputó la contrarreloj de Ford... Unas cosas van por otras. Son 23 días y, sinceramente, creo que los dos habrían sido merecedores de ganar la Vuelta de manera individual. Colectivamente, somos nosotros, el Liberty, los merecedores porque el Phonak no ha hecho nada. Pero las carreras son así. Santi ha sido un extraordinario corredor y Roberto ha sido un extraordinario corredor. Los dos se tienen que sentir felices.

P. Heras es un personaje al que a la afición española le cuesta aceptar pese a sus tres Vueltas. ¿Puede ser porque en el Tour, el que mide el valor de los ciclistas, no ha sido capaz de brillar después de haber estado con Lance Armstrong?

R. No creo que le cueste calar por culpa del propio Heras. Le cuesta porque la prensa española es muy partidista. Se decanta hacia un lado, lo demuestra día a día y se olvida de cierta gente.

P. ¿Se refiere al valverdismo que nos invade?

R. No. Hablo de todo en general. Uno no puede escuchar en TVE: 'Ha sido una pena que Valverde no coja el maillot por 5 segundos'. ¡Narices!, que lo lleva Heras, otro español. Uno no se puede decantar de esa manera. O ver la carrera sólo desde un punto de vista como se está viendo... Tras esta Vuelta, se necesita una reflexión profunda de la actitud de la prensa española.

P. Vicente Belda afirmaba el sábado que gracias a su equipo, al estilo Kelme, se había salvado la Vuelta.

R. Sí, y el día antes creo que declaró que él ponía todo su equipo a disposición del Phonak. Me gustaría saber qué piensan los políticos porque, al fin y al cabo, una parte del dinero de ese equipo la pago yo con mis impuestos y otra parte aquél y el otro. ¿Hasta qué punto es normal que con dinero público se vaya en contra de otro equipo español? También, a lo mejor, es que falta raciocinio a la hora de hacer declaraciones. Pero ya vale, estoy muy quemado en esta Vuelta.

P. ¿Qué le ha quemado?

R. Muchas cosas, muchas; no he disfrutado... Bueno, sí, con mi equipo he disfrutado enormemente, una barbaridad; he disfrutado como hacía tiempo que no disfrutaba. Ni siquiera el año pasado con Nozal gocé así. Pero externamente no he tenido...

P. ¿Por qué? ¿Por el ambiente de la Vuelta, una carrera muy española, sin extranjeros buenos...?

R. De todo un poco. Yo soy muy exigente conmigo mismo y con mi equipo. Y mi mentalidad es abierta, internacional, de disfrutar. Y, cuando leo a [Pedro] Horrillo y veo que ni la propia grupetta puede disfrutar un solo día, veo que hay algo que no cuadra. No me gusta tampoco la poca internacionalidad, que hace que no tengamos audiencia o seguimiento en el extranjero... Me he acordado mucho de Rominger, Jalabert, Zülle, Parra... De todos los corredores que estaban en equipos españoles y ayudaban a la Vuelta.

P. Habrá que fichar extranjeros, porque en septiembre sólo están competitivos los equipos españoles.

R. Entonces nos tendremos que replantear muchas cosas. Y a lo mejor he estado demasiado reflexivo en esa situación. He meditado muchas cosas.

P. Volviendo a Alejandro Valverde...

R. Pero a mí me gusta Valverde, me parece bien.

P. Parece que la afición se ha enamorado de su sonrisa como se enamoró de la cara de niño de Óscar Sevilla.

R. No, eso no es verdad. La afición busca lo que gane. Busca al ganador. Y, en este caso, el año que viene será de Santi Pérez. La gente no busca deportistas, sino ganadores. ¿Qué les importa a los del Madrid que juegue bien o mal? Les importa que gane. Nada más. Para florituras, los torneos de verano. La sociedad es competitiva. Cuenta la victoria, no la sonrisa.

P. ¿Entonces, está marcada la imagen de Heras por el Tour? Porque es un escalador y en España sólo gustan los escaladores y un escalador que ataca...

R. Heras me merece todo el respeto del mundo. Lleva una trayectoria deportiva regular y extraordinaria. Y creo que conecta con la gente que se sienta ante el televisor y quiere ver ciclismo. Hay dos tipos: los que quieren ver ciclismo y los que se comen todo lo que le damos, a quienes les da igual ser de uno o de otro.

P. ¿Puede Heras ganar el Tour? ¿Lo puede ganar con el Liberty? ¿Necesita usted ganar el Tour?

R. Creo que necesitamos ganar el Tour. Tenemos capacidad de disputar el Tour y Heras tiene capacidad de disputar el Tour. Tenemos que superar el bache psicológico que nos ha creado el fracaso de este año, en el que no hemos sabido hacerlo. Somos de los pocos equipos que lo reconocemos. El Liberty es de los pocos con una capacidad de reflexión y autocrítica importante. Porque yo creo en eso, digo que el año que viene disputaremos el Tour.

P. ¿Está de acuerdo con que el verdadero valor de Heras sólo se conocerá cuando esté al máximo en el Tour y dé el máximo?

R. No. Creo que Heras ya es un gran campeón. Ha ganado tres Vueltas, ha sido quinto en el Tour, ha sabido trabajar para un gran líder... La capacidad de Heras ya la conocemos. A todos nos gustaría que triunfara en el Tour, pero también quiero abrir un interrogante: ¿por qué no puedo ir con Heras a ganar el Giro de Italia?

P. Eso significa que necesita otro líder para el Tour.

R. No, eso significará que mi mente abierta, mi filosofía ciclística abierta e internacional, la aplico al Liberty.

P. ¿Se pueden hacer a tope el Giro y el Tour el mismo año?

R. Creo que sí. ¿Por qué no? Lo tendremos que mirar. A lo mejor no es lo conveniente, a lo mejor sería mejor en 2006. Pero me gustaría que Heras ganara un día el Giro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2004