Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FALTA 1 DÍA | Atenas 2004 | JUEGOS OLÍMPICOS DE LA 25ª OLIMPIADA

Segundo dopaje español

La ciclista Janet Puiggros da positivo por EPO y se queda fuera de los Juegos, al igual que el piragüista Jovino González

Las medidas de control antidopaje puestas en marcha por el Consejo Superior de Deportes (CSD) y las federaciones españolas de cara a los Juegos de Atenas se apuntaron ayer un nuevo éxito al anunciarse el positivo por eritropoietina (EPO) de la ciclista catalana Janet Puiggros, que formaba parte del equipo olímpico de bicicleta de montaña. El secretario de la federación, Eugenio Bermúdez, le comunicó el positivo a la deportista, que renunció al contraanálisis y, aunque no asumió haber recurrido a la sustancia prohibida, no buscó ninguna disculpa. Puiggros no viajará, pues, con el equipo español a Atenas. Su puesto no podrá ser cubierto por ninguna otra deportista. Hace unos días, el CSD anunció el positivo, también por EPO, del palista gallego Jovino González. Entre mayo y los Juegos, las autoridades deportivas españolas han efectuado unos 700 controles entre los deportistas con posibilidades de asistir a la cita ateniense.

Janet Puiggros, de 30 años, sabía que formaba parte del equipo olímpico español, junto a la mallorquina Marga Fullana, desde el mes de diciembre. También sabía que, dada la especial sensibilización que supuso para el deporte español el positivo de Johann Muehlegg en Salt Lake City, antes de acudir a los Juegos debería pasar varios controles antidopaje por sorpresa, fuera de competición. En mayo se sometió al primero, con resultado negativo. El 16 de julio, en vísperas de los campeonatos de España de mountain bike, que se disputaron en Candanchú (Huesca), se sometió al segundo control por sorpresa. El laboratorio del CSD en Madrid comunicó ayer a la federación española el resultado: positivo por EPO, la sustancia que permite aumentar la carga de oxígeno que transporta la sangre, un elemento fundamental para los deportes de resistencia.

Eugenio Bermúdez, secretario de la federación, comunicó por teléfono el positivo a la catalana, que se encontraba en su casa de Palamós (Girona). Su primera reacción fue un "no me lo puedo creer". Después, según cuenta Bermúdez, que siguió en comunicación con ella, a lo largo de la tarde la deportista, que renunció expresamente al contraanálisis, se fue hundiendo y dándose cuenta de las consecuencias del positivo. Aparte de perderse los Juegos Olímpicos, Puiggros, a quien se le ha abierto expediente sancionador, puede ser suspendida por dos años. Según los expertos consultados, la detección de dos positivos en apenas una semana más que significar un aumento del consumo de sustancias dopantes por parte de los deportistas españoles, viene a señalar el éxito del sistema antidopaje puesto en marcha para evitar escándalos en los Juegos y para tener la seguridad casi completa de acudir con un equipo limpio. Ello también pone de manifiesto la necesidad de basar más el sistema en controles por sorpresa, realizados en los lugares de concentración, que en los controles dentro de la competición. La mayoría de los deportistas que recurren a sustancias dopantes y sus médicos saben calcular con bastante exactitud el tiempo que tarda su organismo en limpiarse de las sustancias prohibidas y saben cómo acudir aparentemente limpios a las grandes competiciones.

España no es el único país que ha puesto en marcha un ambicioso plan antidopaje. Ayer mismo, el máximo responsable deportivo de Rusia se congratulaba de la aparición de tres casos positivos en los controles internos sobre el equipo olímpico. "Mucho mejor así", dijo, "así lavamos nuestros problemas en casa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de agosto de 2004