Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Precariedad

Todo el mundo sabe que la seguridad ciudadana es desgraciadamente cada vez más precaria, y mucho más en esta época estival, en la que ladrones y maleantes hacen su agosto a costa del honrado ciudadano, que después de un laborioso año, se dispone a disfrutar vacaciones.

Las administraciones públicas, en general, y la policía, en particular, conscientes de este grave problema, no paran de dar consejos y consejos a la ciudadanía para que la ausencia de sus casas no termine en su desvalijamiento.

Pero una cosa es predicar, y otra dar trigo, por lo menos para el Ayuntamiento de Madrid, que permite instalaciones de andamios en fachadas, una auténtica invitación para los delincuentes, que no tienen más que subir por sus cómodas escaleras para tener a su disposición, y sin riesgo alguno, la entrada impune a todos los pisos de los edificios contiguos. En las últimas semanas ya han entrado en dos, y entre ellos el mío, con la particularidad de que -al no estar de vacaciones- al riesgo del robo hay que añadir el de la propia integridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 2004