Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inditex rompió con 200 talleres por sus condiciones laborales

Inditex dejó de trabajar en 2003 con 200 talleres en los que detectó irregularidades graves en las condiciones de trabajo, según señaló el vicepresidente y consejero delegado del grupo textil, José María Castellanos, durante la junta de accionistas celebrada ayer en Arteixo (A Coruña). El grupo textil gallego encarga trabajo a 1.700 empresas en todo el mundo, la mayoría en Europa.

A preguntas de la ONG Ropa Limpia, que adquirió acciones para controlar la situación laboral de las empresas subcontratadas, Castellanos señaló que cuando la auditoría social de Inditex detecta irregularidades, "la primera opción es el diálogo y sólo suspendemos las relaciones después de comprobar que los fallos son graves o reiterados".

El número dos del grupo que preside Amancio Ortega informó también de que en los próximos cinco años no está previsto crecer mediante adquisiciones o mediante el lanzamiento de nuevas marcas. Después de los resultados de 2003, que Castellanos reconoció como "no positivos" (un incremento en las ventas del 16% y del 2% en los beneficios), Inditex confía en la vigencia de su modelo empresarial para volver a los porcentajes tradicionales. En el primer trimestre de 2004 las ventas crecieron el 23%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de julio de 2004